Algunas afecciones médicas requieren el trabajo de un detective dental

La atención dental no siempre está tan exenta de riesgos como se podría pensar.
Un alambre de los frenos dentales apareció en los intestinos de una mujer una década después de que completara su trabajo de ortodoncia, reportan unos médicos australianos.
Y en otro caso, el uso a largo plazo de un adhesivo para una dentadura postiza que no encajaba bien provocó que una persona de 62 años en Escocia dejara de sentir las piernas de forma permanente.
Ambos casos se describieron el 7 de agosto en la revista BMJ Case Reports.
La mujer de 30 años de edad, por lo demás sana, fue hospitalizada después sufrir dolor de estómago durante 2 días. Un escáner mostró que el alambre ortodóntico errante había perforado varias partes de su intestino delgado.
Esto provocó una afección llamada vólvulo, en que el intestino gira sobre sí mismo, según el informe.
Hacía 10 años que la paciente no llevaba los frenillos dentales y no recordaba haber tragado o perdido el alambre.
Pero después de una cirugía de emergencia para retirar el invasor ortopédico, se recuperó completamente.
“La ingestión de un cuerpo ajeno debería ponderarse como causa de dolor abdominal en pacientes sin otros antecedentes médicos o quirúrgicos”, dijo el equipo liderado por la Dra. Talia Shepherd, del Hospital Sir Charles Gairdner de Nedlands, Australia.
El hombre de la dentadura no tuvo tanta suerte. A pesar del tratamiento y la fisioterapia intensiva, todavía no se ha recuperado completamente de un trastorno neurológico raro provocado por el zinc del adhesivo.
En el momento en que fue remitido a una clínica neurológica, hacía 6 meses que sentía dolor, entumecimiento y debilidad en las piernas, y no salía de casa.
Los médicos observaron anomalías en la médula espinal en una IRM y finalmente le diagnosticaron una mielopatía por déficit de cobre.
El responsable era el zinc de la pasta de la dentadura que usó en los últimos 15 años, indicaron los investigadores.
En algunos casos raros, la ingesta excesiva de zinc puede alterar la absorción del cobre, lo que lleva a problemas neurológicos, explicaron el Dr. Liam Stuart Carroll y sus colaboradores del Hospital de la Universidad de la Reina Isabel, en Glasgow.
Recetaron complementos de cobre para tratar los síntomas del hombre, y le dijeron que dejara de usar el adhesivo para la dentadura.
Pero el retraso en el diagnóstico podría haber llevado a un daño nervioso irreversible, dijeron los médicos.
“Un reconocimiento y un tratamiento tempranos” podrían haber prevenido los déficits permanentes, añadieron.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here