Julieta Silva pasó a la cárcel tras ser imputada por homicidio doblemente agravado

La fiscal Andrea Rossi imputó a Julieta Silva por la muerte del rugbier Genaro Fortunato. La mujer quedó acusada de “homicidio doblemente agravado por el vínculo de pareja y la comisión por alevosía”, la más grave de las tipificaciones que podían recaer sobre la novia del deportista.
Fuentes judiciales confirmaron anoche a Diario San Rafael que la joven declaró y, tras escucharla, la fiscal resolvió la imputación y que hoy sea trasladada a la penitenciaría, donde permanecerá hasta la audiencia en la que Rossi deberá resolver el procesamiento y si dicta la prisión preventiva. Anoche Silva quedó alojada en la Unidad Investigativa.
En razón de la decisión de Rossi, Silva en todo momento comprendió la criminalidad de su acto y que buscó matar a Fortunato. El doble agravamiento se explica por la condición de pareja de ambos y por los testimonios que han dado cuenta que Silva regresó con el auto para embestir a su novio. Por esta razón, Silva arriesga una pena de prisión perpetua, de acuerdo a lo que establece la legislación penal argentina.

Julieta Silva

En conferencia de prensa que dio al mediodía, la fiscal había adelantado que “Silva siempre estuvo consciente de lo que hizo y lo que pasó”. De esa manera descartó que existieran motivos que impidieran imputarla. Si bien trascendió una patología que pudo haber sufrido la joven, no fue admitida por Rossi.
De acuerdo a lo que ayer manifestó la fiscal, en 48 horas sumó valiosos elementos probatorios, entre los que se destacan testimonios de personas que estaban en inmediaciones de donde ocurrió el hecho y familiares de la víctima. Si bien no ahondó en detalles sobre los declarantes, un cuidacoches observó casi con detalle el trágico suceso. Asimismo Rossi señaló que encargó a agentes de la Unidad Investigativa el material fílmico grabado por una fábrica situada sobre calle El Chañaral, en cercanías a donde se produjo el hecho.
Rossi, en su charla con los medios, no dio demasiadas precisiones de la investigación, sobre todo porque al momento de la conferencia no imputaba a Silva. Se espera que este martes amplíe sus declaraciones, con más detalles de lo que pasó aquella madrugada. Asimismo, en base a los resultados de la necropsia, la fiscal confirmó que Genaro murió por aplastamiento de cráneo.

Silva arriesga una pena de prisión perpetua, de acuerdo a lo que establece la legislación penal argentina.

Genaro tenía 25 años

Por otra parte, si bien la fiscal no dio precisiones de lo sucedido, ayer cobró fuerza la posibilidad que un mensaje de texto haya disparado la pelea entre Silva y Fortunato en el interior del bar Mona. Para ello, Rossi tiene a su disposición los celulares de ambos y buscará determinar si un mensaje de la ex pareja de Genaro, embarazada de cuatro meses del jugador de rugby, provocó el conflicto entre ambos.
Por último, Rossi no quiso pasar por alto las expresiones vertidas por estas horas en las redes sociales y pidió prudencia, sobre todo a los medios, para evitar “generar más violencia a través de comentarios o publicaciones”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here