Caso Fortunato: “Agostina se presentó en la justicia para demostrar que no mandó ningún mensaje”

Agostina Quiroga tomó un protagonismo probablemente excesivo después de la muerte de Genaro Fortunato, atropellado por el auto que conducía su novia, Julieta Silva, hoy imputada por homicidio doblemente agravado por el vínculo y alevosía y presa en la cárcel local. Quiroga es la joven que el fin de semana, a través de su Facebook, anunció que estaba embarazada de Genaro, lo que dio lugar a versiones que indicaban que un mensaje suyo fue el detonante de la pelea entre Fortunato y Silva en el interior de Mona.

En medio de varios títulos periodísticos que daban por sentado que había sido la autora del mensaje que generó el conflicto y la salida del rugbier y su novia, paso previo a la dramática muerte de Genaro, Agostina decidió acudir a la Fiscalía de la doctora Andrea Rossi, principal investigadora de la muerte del deportista, para dejar sentado que no mandó mensajes en la madrugada del sábado, ni a Fortunato ni a Silva.

“Ella no escribió ningún mensaje, lo tuvimos que aclarar en base a falsas acusaciones que no sé de dónde se generaron”, dijo Verónica Arana, su mamá, a Diario San Rafael. La mujer indicó que Rossi incorporó al expediente la declaración de Agostina y consideró –la fiscal- que no era necesario retener el teléfono. Cabe recordar que los celulares de Fortunato y Silva sí están secuestrados y sujetos a pericias. De acuerdo a lo que ayer trascendió, la última comunicación por Whatsapp entre Agostina y Genaro fue el 27 de agosto.

“Agostina se encuentra haciendo el duelo porque Genaro fue y será el amor de su vida. Ella está embarazada y ese será el legado que tendrá de quien la acompañó durante muchos años”, agregó Arana, que además aclaró que “mi hija desde que supo de su embarazo no salió a bares ni boliches”.

Respecto a la imputación de Silva, Arana dijo que “es lo correcto por lo que hizo”. La conductora del Fiat, de sostenerse la carátula, enfrenta una pena de prisión perpetua de acuerdo a lo que establece el artículo 80 del Código Penal, que menciona a los agravantes que tiene un homicidio.

La estadía en la cárcel

Julieta Silva empezó sin inconvenientes su estadía en la cárcel de la avenida Mitre, donde comparte el pabellón femenino con 14 internas, procesadas y condenadas por diferentes causas. Entre las presas está Verónica González, penada con 20 años de prisión tras el asesinato de su hijo Bautista. El resto de las presidiarias afrontan procesos legales ligados a tenencia y comercialización de estupefacientes y, en menor medida, a delitos contra la propiedad. Las mujeres representan apenas el 3% de la totalidad de los internos de la penitenciaría de San Rafael.

El director del establecimiento, Roberto Mango, señaló ayer que “la interna pasó la primera noche sin inconvenientes”. Nuestro diario supo que durante las primeras horas fue visitada por familiares y ayer estuvo su abogada defensora, la representante oficial Florencia Garciarena, quien empezó a construir la estrategia para atenuar la imputación impuesta por Rossi. El primer desafío de Garciarena será lograr el arresto domiciliario de Silva, el cual deberá resolver en los próximos días el juez de garantías Pablo Peñasco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here