Chiste

Un policía llega muy tarde a su casa después de trabajar, y para no despertar a su mujer se desviste en la oscuridad. Cuando está a punto de acostarse, la esposa le dice: 

– Querido, ¿podrías ir hasta la farmacia y comprarme unas aspirinas? No sabes cómo me duele la cabeza… 

El policía busca a tientas el uniforme, se viste en la oscuridad y sale. Mientras lo está atendiendo el farmacéutico le pregunta: 

– Perdón, pero usted no es el policía que vive a la vuelta? 

– Sí, sí, soy yo. 

– Entonces, ¿qué hace vestido de bombero?

 

Compartir
Artículo anteriorFallecimientos
Artículo siguienteBronquiolitis

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here