De ánimo más armónico

Para poder forjar un clima general de paz, no hace falta fabricar más armas sino activar otros sentimientos y poner voluntad de lograrla.
Para la Madre Teresa de Calcuta, misionera de origen albanés naturalizada india (1919-1997), la paz comenzaba con una simple sonrisa, o lo que es lo mismo, con un estado de ánimo conciliador.
Ahora bien, bajo ese temple hay que poner raciones de equidad, dotes de verdad para sentirnos libres; a la vez que razones de ecuanimidad y solidaridad, para, así, poder sentirse satisfecho de uno mismo.
En su tiempo, ya el poeta italiano Petrarca (1304-1374) comentaba sobre los cinco enemigos de lo armónico que viven entre nosotros, y que eran: el miedo, la avaricia, la envidia, el odio y el orgullo. Él nos recomendaba eliminarlos para obtener de este modo la paz permanente.
Desde aquí, debemos proponernos hacer eso, y además lograr quitarnos todas las corazas, abrir nuestros corazones y destruir todas las espadas. Salgamos con el verso y la palabra únicamente a reconstruir el mundo, pues al fin, como digo en uno de mis últimos desahogos: … nada soy si el amor no vive en mí y yo vivo en el amor. ¡Mueran las armas! ¡Florezca el corazón!

 

Víctor Corcoba Herrero
corcoba@telefonica.net

Compartir
Artículo anteriorHace diez años
Artículo siguientetapa 27-08-17

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here