El caso Fortunato, la “grieta” y la Justicia necesaria

En nuestra edición de ayer destacábamos la “grieta” abierta no solo en la justicia local sino en la sociedad sanrafaelina respecto a la trágica muerte de Genaro Fortunato.

Natural es que, ante un hecho tan conmocionante como el referido, una comunidad relativamente chica como la nuestra opine, trace hipótesis y hasta emita “sentencias” respecto a lo que pasó la fatídica madrugada del sábado 9 de septiembre.

Es evidente que existen dos polos de opiniones respecto a la actuación de Julieta Silva, la mujer acusada de matar al rugbier y que hoy se encuentra detenida bajo una de las imputaciones más graves que tiene el sistema penal argentino, arriesgando una condena de prisión perpetua. Así, están aquellos que aseguran que Silva actuó dolosamente al pisar y provocarle la muerte a Genaro. Según esas opiniones –y la imputación de la fiscal Andrea Rossi- la mujer actuó sabiendo lo que hacía y queriendo hacerlo. Por otra parte, otros (los menos) estiman que todo fue producto de un hecho accidental, donde Silva pudo tener alguna responsabilidad pero que nunca estuvo en su intención matar de esa forma a Fortunato.

Claro está que ese “clamor popular”, que casi siempre se direcciona en uno u otro sentido a la hora de atribuir responsabilidades, no debería influir en las decisiones que tomarán los verdaderos responsables de juzgar ese y otros hechos y que son los integrantes del Poder Judicial, quienes -también hay que decirlo- viven momentos de crítica social y política por actuaciones deficientes en otros casos nacionales. Sin embargo, también es un hecho que la presión de esa entelequia llamada “opinión pública” suele jugar su papel en muchas resoluciones judiciales. Y es que los jueces, los fiscales y los abogados son seres humanos, de carne y hueso, integrantes diarios de esta comunidad.

El tiempo y los jueces brindarán su veredicto. Más allá de convicciones y posiciones apasionadas, ojalá prime aquí el espíritu de Justicia y se cumpla su objetivo primigenio de “dar a cada uno lo suyo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here