Elvia Miranda, una enfermera ejemplar

Elvia fue la hija mayor de nueve hermanos de una familia humilde domiciliada en distritos alejados a la ciudad de San Rafael. Estudió enfermería profesional en la Cruz Roja, costeándose los estudios mediante su trabajo como empleada doméstica en casa de la familia Herrero. Obtuvo el título de enfermera profesional el día 21/12/1965, segunda promoción, y también como instrumentadora, profesión que ejerció durante cuatro años en el Sanatorio Mitre con destacada actuación junto a profesionales como los médicos Noguer, Traverso, Canella.
En el año 1968, a partir del 1 de abril, fue nombrada personal de enfermería en el cargo Clase 14 con funciones en el hospital Schestakow, en el viejo edificio, donde además de las tareas propias de una enfermera realizaba las de limpieza de salas y entrega de comida a los enfermos. El 5 de febrero de 1977, por solicitud del Jefe de Servicio de Clínica Médica de mujeres, es nombrada Enfermera Jefe (Caba) con categoría clase 21, función que cumplió con honestidad y amor por los enfermos, dedicándoles todo lo que un ser humano puede dar por aliviar al que sufre una enfermedad. Ayudó a los más necesitados que se encontraban internados en el hospital como así también a muchos vecinos y familiares controlándoles la presión arterial, colocándoles inyecciones, siempre sin cobrar por sus servicios. En su foja de servicios quedó asentado el caso en que le salvó la vida a una señora y su hijo, quienes fueron internados por envenenamiento con fosforado, ya que ella personalmente se encargó de averiguar la procedencia del veneno y se lo comunicó a los médicos, pudiendo así tratar a los pacientes con la medicación específica y salvando sus vidas.
Recorría diariamente 24 km desde su domicilio hasta su trabajo en el hospital. Ayudó a sus hermanos pagándoles sus estudios, y acompañó y cuidó a su madre hasta los 93 años. Ha dejado, de sus casi cincuenta años de matrimonio con Miguel, cuatro hijos profesionales y cinco nietos que eran su bendición.
El día 12 de febrero de 2017, a las tres de la madrugada, partió para siempre dejando tristeza en sus seres queridos, pero también los mejores recuerdos y gratitud por todo lo brindado. Hasta siempre querida enfermera. Hasta siempre querida Elvia.
Miguel Rodríguez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here