En educación todas las estadísticas importan

Una medida que generó polémica los primeros meses de gestión del Gobierno provincial que encabeza Alfredo Cornejo, fue la implementación del “ítem aula” para los trabajadores de la educación mendocina.
En su momento la iniciativa generó voces a favor y en contra, e incluso hubo quienes entendían que se trataba de una disposición beneficiosa para mejorar la asistencia de esos trabajadores, pero que la misma debía tomar en cuenta la realidad puntual de cada caso para no caer en injusticias.
Lo cierto es que ya pasado casi un año y medio de la puesta en funcionamiento de dicho resorte, los números permiten hacer alguna evaluación acerca de la efectividad del mismo. Según la información oficial que brinda la Dirección General de Escuelas, durante el segundo trimestre de este año los trabajadores de educación inicial y básica pidieron 107.382 días de licencia. Trazando una comparación, hay que evidenciar que en 2015 (antes de la implementación del ítem) los días solicitados fueron 168.303, es decir 60.000 más, mientras que durante el primer trimestre de 2016 –apenas aplicada la medida- se pidieron 89.726.
Si se toma en cuenta los docentes temporarios del nivel inicial, durante el primer año de la aplicación del ítem solicitaron un total de 9.058 licencias por accidente o enfermedad inculpable, y este año el número ascendió a 20.141. Sin embargo, en EGB3 y Polimodal la situación es inversa ya que año a año ha ido bajando la cantidad de licencias pedidas desde que se comenzara a aplicar la norma.
Las autoridades del gobierno escolar mendocino presentan estos guarismos como un éxito del “ítem”. Y quizás estén en lo cierto ya que la mayoría de las estadísticas muestran que los trabajadores han pedido menos licencias. Con este resultado favorable, quizás sea tiempo de buscar la forma de que ese logro comience a trasladarse a la calidad educativa de nuestros niños y adolescentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here