Gran conmoción por la muerte de Genaro Fortunato

Fue atropellado por su novia. Investigan si fue accidental o doloso

El joven de 25 años, que jugaba al rugby en el Club Belgrano, falleció en la madrugada de ayer tras ser embestido por el auto que conducía su novia, una mujer de 30 años identificada como Julieta Silva, y con quien mantenía una relación desde hace pocos meses. El hecho ocurrió en las afueras de un local nocturno de Las Paredes. 

Genaro Fortunato, un joven de 25 años jugador de rugby del Club Belgrano, murió ayer tras ser embestido por el auto que conducía su novia, una mujer de 30 años identificada como Julieta Silva, con quien mantenía una relación desde hace pocos meses.
El luctuoso episodio ocurrió alrededor de las 5 de la madrugada, bajo una copiosa lluvia fuera del bar Mona, situado en Yrigoyen y El Chañaral, en Las Paredes. Precisamente a ese local de diversión nocturna habían concurrido Fortunato y Silva, donde habrían mantenido una discusión que llevó a ambos a salir. Según aportó más tarde un cuidacoches del lugar, en medio de la contienda, Silva se adelantó en búsqueda de su automóvil Fiat Idea, se subió y lo puso en marcha, mientras afuera Fortunato habría pretendido ingresar al rodado. Fue en ese momento que la conductora aceleró y Genaro, ante la salida del vehículo, quedó tirado en la carpeta asfáltica. Se trata de determinar si a razón de ese primer incidente el joven terminó con lesiones, pero casi no hay dudas en los investigadores acerca de que esa acción le haya ocasionado la muerte. Lo peor habría sucedido luego, ya que siempre en base al testimonio del “trapito”, Silva salió en primera instancia por El Chañaral hacia el norte, pero enseguida cambió abruptamente el sentido de dirección y aceleró hacia donde había quedado Fortunato, a quien embistió violentamente. La hipótesis es que ese golpe le provocó la muerte inmediata al joven rugbier.
Tras ese dramático suceso de cosas, Silva quedó en estado de shock en su vehículo, mientras los llamados al 911 empezaron a sucederse a partir de personas que estaban en las inmediaciones. Los primeros en llegar a la escena del hecho fueron policías de la Comisaría 60ª, quienes se percataron de que Fortunato estaba sin vida, lo cual fue corroborado luego por un médico del Servicio de Emergencia Coordinado.
La primera información sobre lo sucedido fue aportada desde la oficina de prensa de la Policía, y en la misma constó que Fortunato murió embestido por el Fiat que conducía Silva. En principio se abonó la hipótesis del accidente; sin embargo, la versión del cuidacoches, más otras declaraciones que surgieron momentos después del suceso, empezaron a desecharla.
En este marco, la fiscal Andrea Rossi tomó la causa y en base a los primeros elementos que recabó, la caratuló como “averiguación homicidio”. Fuentes judiciales señalaron a Diario San Rafael que resta determinar la tipificación del homicidio y, en ese sentido, Rossi tratará de confirmar si fue una acción culposa o negligente (accidente), con dolo eventual o si hubo una animosidad o intencionalidad de matar utilizando el automóvil por parte de la conductora del Fiat Idea. Lo último agravaría notablemente la situación de Silva que, hasta el cierre de esta edición, permanecía alojada en el área de Salud Mental del hospital Schestakow, a donde llegó tras permanecer un breve período de tiempo en la dependencia policial de Las Paredes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here