Hace diez años

Desde hacía largo tiempo se detectaba la necesidad de contar con otro puente sobre el río Diamante capaz de soportar el paso de los camiones de gran tonelaje. Los viejos puentes sólo resistían carga hasta 25 toneladas.
El Sosneado y Punta del Agua sufrían la falta de señal de celulares. Gestionaban instalación de antenas imprescindible por ser distritos bastante alejados de la ciudad y estar enclavados en una zona de cerros.
Se quejaban por personas que se estacionaban en doble fila y también porque tapaban los puentes que perturbaban la entrada y salida de vehículos en calles del centro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here