Humor

Dos amigas muy viejitas están en una misa muy larga. Tras un largo tiempo de estar sentadas, una le susurra a la otra:

– Tengo las nalgas dormidas.

Y la amiga le contesta:

– Sí, ya sé, las he oído roncar tres veces…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here