La discapacidad y el drama para transitar en la vía pública

Caminar por la calle parece algo tan normal que muchas veces cuesta imaginar las dificultades que sufre una persona que tiene que trasladarse en silla de ruedas y al llegar a una esquina o tener que ingresar a un edificio no encuentra rampas de acceso, o si bien existen, estan obstruidas por un auto estacionado exactamente en ese lugar. Trasladarse, pasear, utilizar el transporte público, participar de algún espectáculo se convierten en actividades que parecen no ser para todos.

Si bien hay leyes vigentes, ordenanzas, normativas que indican que la inclusión es lo que corresponde, la realidad es bastante diferente para los discapacitados y sus allegados, que a diario luchan contra la imprudencia, la exclusión y la ignorancia.

Este es el caso de Andrés Chambar, quien se acercó al diario de los sanrafaelinos para pedir mayor respeto de parte de los automovilistas que entorpecen su movilidad, sobre todo a aquellos que estacionan sobre las veredas y no dejan el paso.

“Soy una persona con discapacidad motriz, no es la primera ocasión en que quiero circular y no puedo. Ya es la segunda vez que me pasa; en la anterior me caí a un cantero y una persona tuvo que sacarme”, comentó.

Agregó “nosotros lidiamos frecuentemente con muchas personas que estacionan sobre los puentes o sobres las cocheras, y específicamente en esta oportunidad sabe estar esta camioneta negra en la entrada de los policonsultorios ubicados en Coronel Suárez y Néstor Lencinas, y justamente ahí se atienden personas con discapacidad que entran en andadores, sillas de ruedas y demás, y nos cuesta pasar”.

Para finalizar, expresó “pero esto no es el único caso que sufrimos. Por ejemplo, en las últimas elecciones de las PASO a mí me toca votar en la escuela Iselín, y por la puerta que dejan para que ingresen los votantes no hay rampa. Esta silla que utilizo es con motor, es pesadísima, y me tuvieron que ayudar entre seis personas para subir, porque la ley electoral prohíbe sacar la urna fuera del edificio escolar y mi derecho es hacerlo dentro del edificio. La otra entrada tiene rampa, pero estaba cerrada y no tenían la llave. Por eso pido que en todos los ámbitos sean más respetuosos con los que tenemos alguna discapacidad para movernos”, concluyó Andrés.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here