Rossi: “Cuando Genaro se estaba reponiendo, Silva giró en U, volvió y lo atropelló”

Fue trasladada a la penitenciaría

Con la imputación confirmada, la fiscal Andrea Rossi pudo ofrecer mayores detalles acerca de cómo sucedió la muerte de Genaro Fortunato, el rugbier de 25 años que fue atropellado por su novia, Julieta Silva, quien se encuentra en la cárcel de la avenida Mitre.

Rossi, tal como adelantó Diario San Rafael el mismo sábado, dijo que basó su imputación en el testimonio de un cuidacoches que observó todo lo ocurrido. “Me dio una versión objetiva de cómo sucedieron los hechos”, señaló la fiscal.

A la hora de explicar la imputación, dijo que “hay agravante por el vínculo, porque existía una relación entre ellos (llevaban tres meses), en la que había cotidianeidad, sentimientos profundos, viajes, salidas”. Respecto a la alevosía, señaló que “hubo indefensión por parte de la víctima y una comisión sobre seguro de parte de la victimaria” (ver aparte).

Cómo fue el hecho

La declaración del cuidacoches ha sido clave para entender qué pasó en la madrugada del sábado en calle El Chañaral.

“Silva sale con su auto, que estaba estacionado sobre el carril derecho de El Chañaral, y por esa misma traza sale marcha atrás para dirigirse hacia Las Vírgenes (al norte). En ese momento, Genaro intenta detenerla y cae, no sobre el capot, eso está descartado, sino probablemente producto de la inercia. El chico quedó tendido sobre el carril contrario. La conductora acelera y circula 150 metros hacia el norte, y es cuando gira en U y regresa por el carril oeste de El Chañaral. Cuando el chico todavía estaba en el piso reponiéndose, Silva lo atropella”, especificó la fiscal. “No hay impacto, lo arrolla”, agregó.

Respecto a qué dijo Silva en su declaración sobre el episodio, Rossi señaló que “ella asegura no haberlo visto y que volvió a buscarlo, ya que además tenía el celular en su cartera”. En ese sentido, Silva insiste en que fue un accidente y esa será la estrategia legal que utilice su defensora Florencia Garciarena.

De todos modos hay una brecha notable entre la coartada del accidente que perseguirá la defensora de Silva con la imputación formulada por Rossi, lo cual hace presumir que la fiscal tiene otros elementos en los que se apoyó para establecer la acusación y que no los ha develado.

Seguirá presa

La fiscal Rossi confirmó ayer que denegó la prisión domiciliaria de Silva en base a que había ordenado su detención en la penitenciaría local, donde se encuentra desde ayer. Asimismo, anticipó que tiene elementos suficientes para solicitar la prisión preventiva, lo cual sucederá en la audiencia que deberá convocar en un plazo máximo de 10 días. La decisión de otorgar o no la extensión de prisión a Silva o de hacer lugar o rechazar la domiciliaria la tendrá el juez de turno.

Pericias

En otro de los pasajes de la conferencia de prensa ofrecida en tribunales, Rossi indicó que se le practicó una pericia psicológica a Silva, por la que se concluyó que estaba en condiciones de ser imputada. Asimismo señaló que esperan los resultados de análisis toxicológicos para determinar si la conductora del Fiat estaba bajo efectos de alcohol o drogas al momento del suceso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here