Un cuidacoches es el principal testigo de la muerte de Genaro Fortunato

Genaro Fortunato jugaba al rugby en Belgrano

A horas de la trágica muerte de Genaro Fortunato, la fiscal Andrea Rossi busca determinar si el hecho fue accidental o si Julieta Silva, la conductora del Fiat Idea que embistió al rugbier, tuvo una actitud dolosa.

La causa caratulada “Averiguación Homicidio” tiene un testigo clave, que es un cuidacoches que -fuera del bar “Mona”- observó qué sucedió después de que Fortunato y Silva salieron del local bailable.

De acuerdo a lo que pudo saber Diario San Rafael, en su testimonio inicial, el hombre confirma una discusión entre la pareja y que Silva se adelantó hasta llegar a su auto. Allí Fortunato, en su afán por evitar que su novia se retire, se habría avalanzado sobre el Fiat y terminó en la carpeta asfáltica cuando la conductora aceleró y salió por calle El Chañaral hacia el norte. Y es en ese momento donde viene lo espeluznante, ya que según señaló el testigo, la mujer cambió abruptamente el sentido de dirección, aceleró nuevamente hacia donde estaba Fortunato y lo atropelló, acción que derivó en la muerte del jugador del Belgrano Rugby Club.

No trascendió si la fiscal Rossi ya sumó esa declaración al expediente pero la misma será clave en el avance de la investigación. Cabe recordar que Julieta Silva está internada, con custodia policial, en el área de Salud Mental del hospital Schestakow.

Desde el Poder Judicial indicaron a este diario que Rossi caratuló la causa como “Averiguación Homicidio” en base a que no ha podido determinar si se trató de una acción culposa o negligente, si hubo dolo eventual o una animosidad aún más grave por parte de la conductora del Fiat.

Genaro Fortunato jugaba al rugby en Belgrano