25 alcoholemias y 40 vehículos secuestrados en Semana Santa

El registro de multas por alcoholemia positiva volvió a engrosarse durante el fin de semana extendido, en esta oportunidad, por el feriado de Semana Santa, que para muchos incluyó –además de sábado y domingo– jueves y viernes.
Según confirmó a Diario San Rafael el jefe de la Policía Vial en la Zona Sur, Iván Bermúdez, entre jueves y domingo se confeccionaron 25 multas a conductores que manejaban con más de 0,5 gramos de alcohol en sangre, el máximo permitido por la Ley de Tránsito de Mendoza.
Los controles, como es habitual en nuestra ciudad, se centran en la madrugada de días que –para la mayoría– no son laborables. Como estrategia, para evitar “la picardía” de algunos conductores, los agentes dependientes de la Vial ya no disponen de un puesto fijo para realizar los controles, de manera que van variando los lugares donde se realizan los tests de alcoholemia. Además hay móviles recientemente entregados que cuentan con el kit para realizar el examen, habida cuenta de que la selección del conductor –hoy por hoy– es itineraria.
La multa por conducir alcoholizado es considerada una infracción gravísima en la escala de valores de la Ley de Tránsito y equivale a $9.500. Pero si además en el mismo control el agente policial detecta otra falta, el conductor incurre en un “concurso de faltas”, lo que eleva la sanción a $14.250.
Asimismo, en caso de confirmarse que quien conduce un vehículo tiene más porcentaje de alcohol en sangre que el permitido, los uniformados le impiden seguir conduciendo y dan la alternativa de que alguien continué al mando del rodado, previo control de alcoholemia para corroborar que no haya consumido alcohol. De no aparecer esa persona, el rodado queda secuestrado.
La problemática del alcohol al volante sigue generando consecuencias en San Rafael. Sin ir más lejos, este diario confirmó que la mujer que conducía el Citroën C3 por la Ruta Nacional 143 y terminó volcando en la curva de El Tropezón, conducía con más del triple de alcohol en sangre, de acuerdo a la prueba que fue incorporada a la causa.
A raíz del incidente, está grave la hija de la conductora, una niña de 10 años quien debió ser rescatada de la parte trasera del vehículo, donde también viajaba su hermanito de 8 años. La menor está internada en terapia intensiva del hospital Schestakow.
Vehículos
secuestrados
Además de los controles de alcoholemia, durante el fin de semana largo –según la misma información oficial– fueron secuestrados 40 vehículos, de los cuales 24 fueron motos y 16 autos. Quienes iban al mando de los rodados no contaban con la documentación necesaria para conducir o cometieron una falta que prevé la retención del vehículo, señalaron desde la fuerza.