7 mil empleos de la construcción en riesgo por la paralización

De los 12 mil empleos en blanco que en los últimos tiempos tuvo la construcción en la provincia, 4 mil ya se habían perdido en diciembre y el resto está en serio riesgo por la actual paralización producto de la pandemia.
Gerardo Fernández, presidente de la Cámara de Empresas Constructoras Independientes de Mendoza (Cecim), señaló que si a eso se agrega el daño en los comercios que ya no reciben las compras de las empresas ligadas a las obras, el golpe podría afectar a al menos 20 mil familias ligadas directa o indirectamente al rubro.
“Ya en diciembre se había visto un retroceso en empleados registrados de la industria que rondaba 4 mil empleos perdidos, si a eso le sumamos el agravamiento por la pandemia, el sector está en una situación muy compleja. Esto es un golpe de gracia que puede dejar a más de una empresa fuera del sistema”.
Sobre las obras, dijo, “hay gran incertidumbre y desorden, por un lado el decreto de la cuarentena establece en su artículo sexto inciso 10 que la obra pública esta eximida y puede trabajar, lo que pasa es que por las distintas acciones aisladas, llámese policías comunales, cada uno ha interpretado las normativas a su manera y se ha transformado en un desorden generalizado. El comercio sí está paralizado y al no tener proveedores, las obras legalmente están activadas pero en los hechos están paralizadas”.
Fernández rememoró que “la construcción de Mendoza ha tenido empleos en blanco de entre 11 a 12 mil, si tomamos que ya se habían perdido 4 mil, quedan 7 mil que se estarán perdiendo en las próximas semanas. Lamentablemente en la actividad hay arreglos en negro que también se paralizaría. Y si la empresa no compra en el comercio el comerciante no va poder pagar los salarios, es arriesgado calcular un número pero es probable que sean 20 mil o 25 mil familias en las próximas semanas”.
El dirigente fue categórico además al señalar el perjuicio que provocará, si la medida no se revierte, el clearing bancario. Adelantó que “en las próximas horas la catástrofe de cheques devueltos va ser inédito en la historia de Argentina. Es un corte abrupto en la cadena de pagos, gravísimo”.