8 años y 8 meses de prisión para el asaltante de la “joyería Oscar”

En menos de una semana, la Justicia local condenó al único detenido por el violento asalto a Oscar López Brancato y su hija en la joyería que tienen en calle Coronel Suárez.
El expedito proceso culminó en un juicio abreviado, luego de que Francisco Zamora Valdez (29 años) fuera detenido a las pocas cuadras de donde cometió el atraco y con objetos de dicho comercio entre sus ropas. En ese contexto, solo seis días después del hecho, se realizó la audiencia en tribunales y, tras el acuerdo entre el fiscal Javier Giaroli y el defensor del acusado, terminó en condena para el asaltante, quien admitió su participación en el hecho.
La condena para Zamora Valdez, comunicada por la jueza María Vera, se fijó en 8 años y 8 meses de prisión. Además, en el mismo fallo, el sujeto fue declarado reincidente por segunda vez, ya que la de ayer fue el tercer veredicto condenatorio.
El joven oriundo de Las Heras recibió su primera sanción penal en 2009; 3 años y 6 meses por portación de arma de fuego y en 2014, 6 años y 8 meses por robo agravado por uso de arma de fuego, violación de domicilio y evasión. Esta última condena la purgó el 11 de octubre pasado, día en que recuperó su libertad. Ahora enfrenta otro período intramuros y deberá cumplirlo en su totalidad.
En principio, Zamora será alojado en la cárcel de la avenida Mitre para que allí cumpla condena. En caso de solicitar el traslado para estar más cerca de su ámbito familiar, la decisión deberá tomarla un juez de ejecución penal. Según pudo saber este diario, la alternativa que le queda al lasherino es el penal de Boulogne Sur Mer, ya que en Almafuerte – donde purgó su anterior condena – tuvo inconvenientes con otros internos.
Zamora, vale recordar, participó del asalto del sábado anterior en la joyería de López Brancato. Ingresó al local junto a otros dos cómplices. De acuerdo con el relato de la víctima, tanto él como su hija fueron golpeados en reiteradas oportunidades.
Los delincuentes sustrajeron una importante cantidad de alhajas de oro y dinero en efectivo, entre dólares y pesos argentinos, que se encontraba en una caja fuerte. Cuando huyeron, lo hicieron en dirección a donde estaba estacionado un Volkswagen Voyage, al mando de un hombre que los esperaba para fugarse. Fue Zamora quien no alcanzó a subirse al vehículo y terminó siendo alcanzado por un policía de civil que advirtió la anómala situación, en pleno centro y en una hora donde el movimiento es intenso.
Mientras Zamora ya tiene condena por el asalto al joyero y su hija, la policía continúa en la búsqueda de sus cómplices. El miércoles, durante allanamientos en la Ciudad de Mendoza, los investigadores dieron un gran paso. Lograron dar con los reducidores del oro robado en la joyería sanrafaelina. Si bien lo encontraron en un colectivo que circulaba rumbo a la Ciudad de Buenos Aires, se presume que las joyas permanecieron en un local de la galería Tonsa de la Ciudad de Mendoza, sitio en el que funcionan varios comercios de ese rubro. El oro incautado se acercó a los 800 gramos cuando fue pesado, equivalente a más de 1.300.000 pesos, según el actual valor del mercado. También, durante un allanamiento en una vivienda de Guaymallén, donde vive el dueño del local allanado en la galería, los sabuesos encontraron dos armas de fuego, una de grueso calibre.
El arresto de los reducidores y la condena a uno de los asaltantes, alimentó el optimismo de los investigadores, quienes aguardan dar con el resto de la banda en el corto plazo y terminar de esclarecer un hecho que conmocionó a la sociedad sanrafaelina.