911: varias cosas por mejorar, por parte de todos

Desde hace algunos días, el Gobierno provincial lleva adelante una campaña comunicacional que apunta al uso responsable -por parte de la ciudadanía- del 911, el número telefónico dispuesto para comunicar emergencias en nuestra provincia. La intención gubernamental con la denominada “Llamá al 911” es que dicho número se use cuando sea realmente necesario y que, obviamente, no sea utilizado con fines falsos o de broma.
En varias ocasiones hemos informado acerca de la enorme e ilógica cantidad de llamados que llegan al Centro Estratégico de Operaciones (CEO) a través de dicha línea y que buscan generar una denuncia que no tiene que ver con la realidad, ya sea porque buscan dispersar la atención de las autoridades de seguridad o sólo por gastarles una broma (como si lo fuera).
En este sentido, hay que decir que el 911 sanrafaelino no es el único que recibe este tipo de comunicaciones infames. Es más, en la mayoría de los centros operativos centralizadores de llamadas de emergencias de nuestro país y del mundo se trabaja firmemente contra el flagelo de las comunicaciones falsas.
Está claro que los indeseables integran todas las comunidades y evitar totalmente sus actuaciones es poco menos que imposible. Esto es, siempre habrá personas dispuestas a llevar adelante este tipo de conductas, tan disvaliosas para con sus conciudadanos como para con ellas mismas, ya que el día que realmente requieren del servicio que el 911 presta, quizás se encuentre ocupado por una llamada falaz.
No obstante estas consideraciones, sería saludable que la campaña también incluyera mayores precisiones acerca del funcionamiento de la línea en cuestión (la cantidad de preguntas que los operarios hacen es una de las quejas habituales de quienes pretenden comunicar una emergencia) y la posibilidad de que en ese número se brinden datos informativos como –por caso- el estado de transitabilidad de las rutas, puesto que ello también hace a la seguridad ciudadana.