A plena luz del día asaltaron una joyería céntrica

Los malvivientes no tuvieron pruritos en ingresar al local, ubicado en Coronel Suárez al 300, donde con un hierro golpearon en la cabeza al dueño. Un policía que estaba de franco advirtió la situación y pudo detener a uno de los ladrones, tras una espectacular persecución. 

Al menos tres delincuentes ingresaron el sábado, poco antes del mediodía, a una joyería situada en la calle Coronel Suárez al 300, pleno centro de San Rafael.
A pesar del intenso movimiento que había en la zona a la hora indicada, los malvivientes no tuvieron pruritos en ingresar al local, donde con un hierro golpearon en la cabeza al dueño, provocándole un corte en el cuero cabelludo. El accionar de los malvivientes duró pocos minutos y su plan empezó a frustrarse al momento de la fuga.
De acuerdo con la información que aportaron fuentes policiales a este diario, fuera de la joyería, un vehículo estacionado y un hombre al volante aguardaban por los asaltantes, pero las cosas no salieron como pretendían, a tal punto que uno de los ladrones no alcanzó a llegar al rodado y eligió escapar corriendo. Esa situación fue advertida por un agente policial que estaba de franco de servicio pero no dudó en perseguir al sujeto hasta alcanzarlo en la esquina de avenida Hipólito Yrigoyen y calle Buenos Aires.
Al malviviente se le secuestraron más de 10.000 pesos, distribuidos entre dinero argentino y dólares, relojes, billeteras y otros objetos que pertenecían a la joyería donde minutos antes habían dado el golpe.
Ya en la Comisaría 32ª, donde permanece detenido, se supo la identidad del delincuente y el frondoso prontuario que tiene sobre la espalda. Se supo, también, que es oriundo de Las Heras.
Ahora el objetivo del fiscal Javier Giaroli, a cargo de la investigación, es dar con el paradero de los otros malvivientes. Si bien no quedó del todo claro a instancias de que el local comercial no tenía cámaras de seguridad, se presume que los otros dos malvivientes que actuaron junto al detenido pudieron llegar al auto, en el que finalmente huyeron.
El hecho provocó conmoción entre quienes fueron testigos del asalto tipo comando en pleno centro y antes de las 12 del mediodía de un día sábado, quizás cuando más personas hay en el centro, realizando compras, trámites o aprovechando el fin de semana.
Para destacar la decisión del policía que persiguió al asaltante y lo puso a resguardo de varios transeúntes que pretendían agredirlo. Lo retuvo hasta que agentes policiales en servicio lo apresaron y trasladaron a la dependencia situada a pocos metros de donde se produjo el arresto.