Abrieron un nuevo comedor y merendero comunitario

En avenida 9 de Julio 756 comenzó a funcionar un nuevo comedor para personas necesitadas en estos tiempos de crisis. Al respecto, el pastor Juan Corvalán, de la Iglesia Ministerio Poder de la Oración, conversó con FM Vos (91.5) y Diario San Rafael.
Si bien no se celebra el hecho de tener que abrir un comedor ni un merendero (ya que eso implica que hay gente –y especialmente niños– que no pueden comer en sus casas), sí es importante que haya solidaridad en la sociedad sanrafaelina. En este caso, surge de la mano de esta iglesia que, como otras, se ha dispuesto a trabajar por los más necesitados. El pastor Corvalán explicó que lo que existe es “un gran corazón para ayudar a la gente”.
El nuevo comedor atiende de lunes a viernes no solo a niños, sino también a personas grandes, entre quienes hay algunas con diversos problemas de salud o que tienen problemas laborales. Además hay madres solteras que requieren algo para darles de comer a sus hijos. En el mismo lugar, los días domingo funciona la iglesia.
Todo el personal que trabaja allí (cocineros, quienes sirven, limpian, ordenan, etcétera) forma parte de la iglesia. “Es toda gente preparada, poseen manipulación de alimentos, libreta sanitaria, todos los requisitos que nos exige la Municipalidad, así que está todo en regla y gracias a Dios existe mucha gente con gran corazón dispuesta a trabajar”, remarcó.
El pastor hizo hincapié en que se necesita la mayor cantidad de ayuda posible por parte de la comunidad, por lo que se recepcionan alimentos no perecederos o dinero que pudiera servir para comprar carne, pollo y pan. Es que solo en el primer día de funcionamiento del comedor hubo 20 personas sentadas a la mesa, por lo que se espera que el número vaya creciendo a lo largo del tiempo y que, por lo tanto, sea cada vez más necesaria la ayuda de todos. Una cosa en la que hizo hincapié el pastor es que a las personas que concurren y que están aptas para trabajar, si bien no se les niega el alimento, se las empuja a que busquen una salida laboral e incluso tratan de ayudarlas a conseguir un empleo.
Si alguien desea realizar una donación al comedor, pero está imposibilitado de ir hasta allá, se puede comunicar al 260 4676189 y alguien pasará a retirar la colaboración.