Acceso a la información pública y reticencia dirigencial

Tal como informábamos en nuestra edición de ayer, a casi un año de la aprobación de la Ley de Acceso a la Información Pública, apenas cinco municipios mendocinos han adherido a la norma mediante la cual cualquier ciudadano puede solicitar vía online información de organismos estatales.
Por ahora, Santa Rosa, Godoy Cruz, Rivadavia, Guaymallén y Capital son las únicas comunas que aceptaron la formal invitación para formar parte del sistema. No obstante, desde la Oficina de Ética Pública de la Provincia consideran que en poco tiempo más la mayoría de los municipios acatará la ley, teniendo en cuenta que el acceso a la información pública es un derecho humano consagrado a nivel internacional y reconocido judicialmente, que las comunas serán emplazadas en breve para adherirse obligatoriamente y que la propia ley establece responsabilidades para los funcionarios que no cumplan con la letra normativa.
Vale recordar que en mayo de 2018, y tras una peregrinación de más de 15 años con proyectos, debates y discusiones, la Legislatura provincial le dio sanción final al proyecto que busca sentar las bases de transparencia en todos los organismos estatales, además de formalizar la participación activa de la ciudadanía en el requerimiento de información.
Más allá de que lo acuciante en el país pareciera pasar por otros aspectos, fundamentalmente el económico, el fortalecimiento institucional no puede ser dejado de lado en este momento bisagra de nuestra historia como nación. En la eterna discusión de lo urgente y lo importante, este tipo de medidas parecieran estar en el segundo grupo y así deben ser consideradas por la clase dirigente y por el pueblo en general.
Llama la atención (o no tanto) que muchos funcionarios se muestren tan reticentes a disponer la información de sus actos de gobierno a fin de que la ciudadanía pueda revisarlos y controlarlos, cuando ello es parte sustancial del espíritu republicano. Quizás para ellos lo importante pase por otro lado o, en el peor de los casos, hay cosas que no pueden explicar.