Accidentada “Caravana de la paz” del Papa Francisco

Un gesto simbólico por la paz no terminó como estaba previsto ayer en el Vaticano. Dos palomas blancas que fueron liberadas por niños que estaban al lado del papa Francisco fueron atacadas por otras aves, en una imagen captada por fieles y fotógrafos presentes en la plaza San Pedro.

Ante la vista de miles de personas reunidas en la plaza de San Pedro, una gaviota y un cuervo negro grande se abalanzaron contra las palomas apenas fueron liberadas desde una ventana del Palacio Apostólico.

Una paloma perdió algunas plumas cuando logró soltarse de la gaviota. Sin embargo, el cuervo picoteó repetidamente a la otra paloma. Se desconoce la suerte final de las palomas que lograron escapar volando.

Las palomas fueron liberadas por un niño y una niña de Acción Católica de Roma, como es tradición en la Caravana de la Paz. Incluso Francisco los ayudó, en particular incitándolos a dirigirlas hacia lo bajo.

Momentos antes, desde la ventana del Palacio Apostólico, Francisco había hecho un llamamiento a poner fin a la violencia en Ucrania, después de que al menos tres personas murieran durante los últimos enfrentamientos de una crisis que se prolonga dos meses.

Además, Francisco hizo referencia al ensañamiento contra un niño de tres años, que fue asesinado y quemado dentro de un auto junto a otras dos personas en un ajuste de cuentas entre miembros de la mafia calabresa, la Ndrangueta.

«Recemos con Cocó (Nicola, el nombre del niño), que seguro que ahora está en el cielo con Jesús, y por las personas que han hecho esto para que se arrepientan y se conviertan al Señor», dijo el Sumo Pontífice.