Aclaran que informe sobre la matriz productiva mendocina plantea sugerencias, no obligaciones

Ante la necesidad de proponer un esquema agroindustrial para Mendoza que permita coordinar esfuerzos y diseñar políticas claras, desde el Instituto de Desarrollo Rural (IDR) proponen desarrollar la matriz productiva con enfoque sustentable. La publicación sugiere plantar algunas especies sobre otras según la zona y sus rendimientos.
La ingeniera agrónoma Cecilia Fernández, jefa del Área de Información Estratégica del IDR, dijo a FM Vos (94.5) y Diario San Rafael que este informe fue una solicitud surgida desde el mismo sector productivo y desde el sector público, con la intención de poder ver en qué situación están los oasis productivos de Mendoza y ver cuáles son las especies frutícolas y variedades vitivinícolas más recomendables en este momento para nuevas implantaciones. Recordó que hubo mesas frutícolas el año pasado con asociaciones de productores y entidades afines, desde donde se solicitó un análisis sobre “dónde estábamos y hacia dónde podía ir el negocio frutícola de la provincia”.
“En el oasis Sur hemos priorizado el durazno industria, sobre todo en General Alvear y Real del Padre en San Rafael, por tener las condiciones climáticas y mantener unos rendimientos un poco más interesantes que en otras zonas”, destacó. También se tiene en cuenta la ciruela industria, aunque con un sistema de implantación que conlleve más plantas por hectárea y con la intención de que los productores, ya sean chicos o medianos, puedan meter maquinaria.
Destacó que el informe tiene la intención de orientar a los productores hacia dónde se pueden dirigir o qué especies serían las más interesantes en este momento para no sofocar nichos de mercado que ya están completos.
Entre las variables que se han tenido en cuenta, están los diferentes componentes tecnológicos que se utilizarían en el momento de plantación, como los estudios de suelo, especies, variedades, densidad de plantación que optimice el recurso espacial e hídrico, las tecnologías de mitigación de daños climáticos, sistemas de riego y conducción, la poda a emplear, la posibilidad de mecanización, el manejo sanitario, entre otras, con el fin de obtener la máxima productividad y rentabilidad del emprendimiento.