Advierten que estafas telefónicas se producen cada vez con mayor frecuencia

Desde la fiscalía que tiene a su cargo, el doctor Javier Giaroli dialogó con FM Vos (91.5) y Diario San Rafael para advertir a las personas mayores que reciban llamados de supuestos familiares o supuestos trabajadores de ANSES (y entidades similares) aduciendo cambio de billetes, trámites vinculados a Reparación Histórica o cualquier otra excusa para sacarles los ahorros, que inmediatamente den aviso al 911 para que actúe personal policial.
El miércoles se confirmó que hubo al menos dos casos de este tipo en el departamento. Se trata de una modalidad delictiva que se está reiterando y hay ciertas circunstancias que a los organismos judiciales les han despertado la necesidad de generar una alerta en la población; incluso ya hay ciertas investigaciones en curso.
“Son defraudaciones que se repiten en personas mayores, principalmente a través de teléfonos fijos y con alguna excusa como que ‘hay que cambiar los dólares’, o que ‘se va a cambiar la moneda de curso legal’ o ‘los billetes de 1.000’, y cosas más elaboradas con respecto a la Reparación Histórica y ANSES. Se consiguen hacer de los ahorros de personas mayores y hasta el momento ninguna de las víctimas de este tipo de engaño, ha sido advertida con suficiente antelación para darle aviso al personal policial y así aprehender a estas personas, que están causando un grave daño”, dijo el doctor Giaroli y pidió que se las advierta a las potenciales víctimas de esos delincuentes.
Una de las maniobras es decir que un familiar necesita dinero y que van a ser visitados por un contador, un secretario o un amigo, que retira los ahorros. En torno a la Reparación Histórica en concreto, lo que los individuos logran muchas veces es que las víctimas vayan a un cajero automático y realicen una transferencia a una cuenta. Intentan mantener en línea a la persona con la que se han comunicado para que el teléfono quede inutilizable, además en el diálogo el estafador saca datos que le son de utilidad en ese “cuento del tío”.
Lo que aconseja el fiscal es, si supuestamente quien llama es un hijo, cortar y llamarle al hijo para chequear la información. Además, no darle dinero a un desconocido.