Advierten que la cadena del gas envasado se encuentra ante una situación de «déficit insostenible»

La cadena del gas envasado se encuentra ante una situación de «déficit insostenible», por «la falta de actualización de precios», advirtió  la Cámara de Empresas Argentinas de Gas Licuado (Cegla) a través de un comunicado.

El director de la Cámara, Pedro Cascales, expresó su preocupación ante los atrasos en la actualización de los precios de referencia.

«El desfasaje producido por la falta de actualización de precios genera una situación crítica en un mercado de 18 millones de consumidores y de una actividad que da empleo directa e indirectamente a más de 9.000 personas”, precisó Cascales.

Indicó que “el retraso es alarmante y coloca a la actividad en una situación completamente irregular».

Detalló que «el atraso es tan grave que mientras la estructura de costos obliga a un precio mayorista (sin impuestos) de $ 354 por cada garrafa de 10 kilogramos en planta de fraccionamiento de zona central del país y de $ 400 en el norte, el precio de venta determinado por la Secretaría de Energía, es de apenas $ 185 de manera uniforme para todo el territorio nacional”.

En consecuencia, Cascales puntualizó que “los precios actuales no alcanzan siquiera al 50% del valor que se necesita para operar con normalidad».

También la Cámara Argentina de Distribuidores de Gas Licuado (Cadigas) alertó días atrás que los valores actuales a los que opera el sector “impide cubrir los costos de operación” a muchas compañías, y puntualizó que “hay 180 pequeñas y medianas empresas que se encuentran en estado terminal”.

“Debido a las fuertes pérdidas acumuladas al estar trabajando con márgenes muy inferiores a los necesarios para cubrir los costos de operación, unas 180 pymes se encuentran en estado terminal, empujadas hacia la quiebra”, indicó Cadigas en un comunicado.

En consecuencia, advirtió sobre “el riesgo inminente de desabastecimiento de un insumo crítico para 10 millones de personas que viven en zonas vulnerables de todo el país”.

Por su parte, Cascales señaló que «comparando con otras alternativas, el precio al público se encuentra muy por debajo del equivalente a la energía eléctrica e incluso en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) por debajo del precio del gas natural».

«El nuestro es un sector que exige además cuantiosas inversiones para el mantenimiento de un parque de 18 millones de envases en poder del público, así como para la conservación de la flota de transporte y de la infraestructura de plantas de fraccionado, almacenaje y equipos especiales», sostuvo el dirigente gremial empresario.

Referenció que en otros países de la región con precios regulados como Uruguay, Perú y Colombia, «los márgenes establecidos y consolidados de las tareas de fraccionamiento y distribución se ubican en promedio por encima de los US$ 6 por carga de 10 kg, mientras que acá como consecuencia de la acumulación de retrasos en la determinación de precios de referencia, se impone precios que ubican ese margen por debajo de los US$ 2».

El director de la Cegla resaltó finalmente que «las empresas fraccionadoras vienen reclamando que se cumpla con el artículo 34 de la Ley 26.020 y se resuelva la grave e insostenible situación de un sector con enormes inversiones» y pidió que se restablezca un precio de referencia para el GLP en envases «que sea coherente con la estructura de costos actual tal como se estipula en la ley».