Afirman que con los fondos del FMI se puede contener el dólar a corto plazo

Para el economista Manuel Solanet, se puede contener la demanda, pero no se sabe hasta cuándo

Luego de varias jornadas en las que el dólar retrocedió en su cotización y en medio del lanzamiento de programas para intentar morigerar la inflación que desde hace años carcome el bolsillo de los ciudadanos, el economista Manuel Solanet sostuvo que los recursos que recibió el Gobierno del FMI sirven para aguantar la demanda, aunque es imposible prever hasta cuándo.
Manuel Solanet, director de Políticas Públicas de Fundación Libertad y Progreso, opinó que “el Gobierno se ha hecho de un arma importante, que son los fondos que recibió del Fondo Monetario Internacional, a lo que se suma el ingreso de dólares para la cosecha. Tiene capacidad para resistir la demanda de dólares por un tiempo, es imposible responder por cuánto. En los últimos meses hubo una dolarización de las carteras, en buena medida por la falta de confianza en el futuro y la incertidumbre política”.
Solanet añadió que “los exportadores están sometidos a una presión impositiva grande, sobre todo por las retenciones, y hay un proceso inflacionario que incide en los costos, cualquier retraso cambiario, que aun no se percibe, va a afectar la exportación. El proceso inflacionario el Gobierno no lo ha podido morigerar con la regla de no hacer crecer la base monetaria, la gente se desprende más rápidamente del peso en la medida que percibe la inflación. El Gobierno tiene que tratar de recuperar la confianza no con medidas de control de precios, sino más estructurales y genuinas”.
Con una broma, se refirió a lo complicado de pronosticar el comportamiento del dólar. “No me animo nunca a hacer pronósticos sobre el dólar porque es la mejor forma de perder amigos”.
Sobre el paquete de medidas que anuncia hoy el Gobierno nacional, señaló que “siempre ha fracasado el control de precios, aunque pueda tener un impacto político en lo inmediato. La inflación tiene causas más profundas, la remarcación es una consecuencia, no una causa. No tengo gran expectativa, admito que es un paliativo político en un proceso electoral”.