Afirman que la carne ya no debería subir de precio el resto del año

El presidente de la Cámara de Abastecedores de Carne de Mendoza, José Rizzo, se refirió al boicot convocado para no consumir carne entre el 14 y el 18 de marzo y señaló las razones que generaron el fuerte aumento de enero.
“A través de las redes hemos visto que hay un boicot que se manifiesta en el sur de nuestro país. Como reflexión puedo decir que si la gente no consume carne, evidentemente el precio baja, si es a nivel país, va a surtir un efecto positivo y transitorio, pero si es algo local, no sé cuál sería el efecto que podría tener, no es lo mismo la provincia que todo el país”.
La carne, como cualquier producto, funciona con la lógica de que a menor demanda, mayor precio, por lo que una caída de ventas afectaría considerablemente al sector, ya que bajan los kilos vendidos pero los otros gastos se mantienen. El boicot que también se ha convocado en San Rafael es en protesta por el precio que ha alcanzado la carne, que en enero tuvo aumento de hasta 40 por ciento.
Sobre las razones de esos incrementos, Rizzo dijo que “la carne el año pasado se mantuvo muy por debajo de la inflación. En enero se dio algo que no tiene explicación, ingresó mucha hacienda al mercado pero aumentó más del 30 por ciento. Creo que se ajustó por la inflación de 2018, por los incrementos de 2018 del combustible o el maíz, que es muy importante en la dieta animal. Desde enero hasta la fecha el precio está estable”.
“La carne –agregó- se maneja por oferta y demanda, las perspectivas de aumento no van a darse porque el bolsillo de los argentinos está cada vez más limitado. Están las condiciones para que el precio se mantenga. Si el ingreso a Liniers y el tiempo nos ayuda no debería haber novedad respecto al precio”.