Afirmaron que el Banco de Vino “va cambiar el rumbo de nuestra vitivinicultura”

Desde el Gobierno provincial resaltaron la importancia del flamante Banco de Vino, que busca terminar con los ciclos de altas y bajas en el sector vitivinícola mendocino. “Es la idea más innovadora de las que hemos lanzado”, aseguró desde el Ministerio de Economía Alfredo Aciar, asesor de esa cartera.
En FM Vos (94.5), el funcionario expresó que “apunta a resolver el problema en el largo plazo y tiene que ver con nuestra creencia de que el sector vitivinícola se viene repitiendo históricamente con ciclos de alza de precios y de baja, de bonanza y crisis, y básicamente el disparador de esos ciclos son las cosechas. Cuando hay cosechas normales o buenas se genera excedente, y cuando viene una helada o algo que hace perder significativamente la producción, ocurre lo contrario y pasamos a una escalada de precio que termina con importaciones de vino”.
“Para dejar de repetir la historia –señaló– la idea del Banco de Vino se va a empezar a poner en marcha una vez que termine la elaboración 2020. Todo aquel tenedor de vino tinto, que hoy es lo que hay en exceso, así como cualquiera va un banco y hace un plazo fijo, esto es lo mismo, que pueda depositar ese vino en nuestro Banco de Vino, es querer hacerlo y firmar papeles; el vino va a seguir quedando en la bodega donde está, solo con la responsabilidad de cuidarlo para que no se eche a perder”.
Aciar explicó que “el Gobierno va a reconocer una renta mínima, como si fuera una tasa de interés, hemos estimado reconocer la tasa de inflación del año, descontando lo que suba el precio del vino en el mismo período”.
“Si se pone en marcha y los productores y tenedores de vino confían en esta idea, le va cambiar el rumbo a nuestra vitivinicultura”, aseveró Aciar.
Según presentó el Gobierno, se trata de un esquema financiero para incentivar el ahorro de vino tinto genérico o varietal. El objetivo es lograr asegurarle una renta mínima al tenedor (incluye cooperativas) que decida ahorrar en vino tinto apto para el consumo.
La meta será mejorar los ingresos potenciales de los productores y trasladistas que ofrecen sus productos vitivinícolas en el mercado de traslado. El objetivo de corte es autobloquear 120 millones de litros de vino tinto en Mendoza.
El incentivo gatilla solamente si se logra el objetivo de corte. Por tanto, no distorsiona las decisiones de los oferentes del mercado. Mantendría los stocks vínicos acotados en niveles que se condicen con precios rentables para productores y trasladistas.
Se forma una reserva de vino tinto con calidad para hacer frente a pérdidas potenciales de cosecha por contingencias climáticas y/o sanitarias. La renta asegurada se pagará en dos cuotas: 15 de julio y 15 de enero de 2021, en función de la evolución de la inflación, menos el incremento del precio promedio del vino tinto en el mercado de traslado que publica la Bolsa de Comercio de Mendoza entre el momento del autobloqueo y las fechas mencionadas.
Se darán más detalles una vez que termine la actual vendimia.