Al menos 32 muertos en un doble atentado suicida en el centro de Bagdad

Al menos 32 personas murieron y más de un centenar resultaron heridas en un doble ataque suicida en el centro de Bagdad, el primero en la capital iraquí desde 2018.

El atentado fue en un mercado de segunda mano en la plaza Tayaran, un concurrido punto de Bagdad, en el que hace tres años hubo otra detonación suicida en el que fallecieron 31 personas.

El Ministerio del Interior explicó que un hombre activó su cinturón con explosivos en el medio de la plaza y cuando la multitud se acercó a socorrer a las víctimas, un segundo atacante detonó su carga.

Un video tomado por un testigo desde un balcón frente a la plaza muestra el momento después de la primera explosión, con gente corriendo a refugiarse, y detecta el momento en el que estalla la segunda bomba en el lugar en el que se había amontonado más gente, una práctica habitual en este tipo de ataques.

El vocero del Ejército Yahya Rasool informó por su parte que los dos atacantes detonaron sus explosivos mientras estaban siendo perseguidos por las fuerzas de seguridad.

El último balance comunicado por la agencia oficial iraquí da cuenta de 32 muertos y un centenar de heridos, aunque los médicos temen que las cifras de fallecidos aumenten dada la gravedad de algunos de los heridos.

El Ministerio de Salud anunció que había puesto en alerta máxima al conjunto del personal médico de la capital, de 10 millones de habitantes.

El lugar quedó regado de sangre y ropa, informó la agencia de noticias AFP.

El acceso a la plaza quedó bloqueado por varios soldados desplegados, para facilitar el trabajo del personal sanitario, que asistió a los heridos allí mismo, en medio del ensordecedor ruido de las sirenas.

El ataque de este jueves no fue reivindicado por ningún grupo, aunque los ojos están puestos sobre el grupo radical Estado Islámico (EI), que ocupó cerca de un tercio de Irak entre 2014 y 2017 hasta que fueron erradicados de la ciudad y se refugiaron en pequeñas células en zonas montañosas y desérticas del país.

El atentado de hoy es el primero en tres años en contra de la bulliciosa zona comercial de Bagdad.

En 2018, poco después de que Irak declarara su victoria sobre el EI, tuvo lugar un ataque de características similares en la misma plaza.

Como en 2018, el ataque coincidió con los preparativos de unas elecciones legislativas anticipadas.

Las autoridades propusieron aplazar las legislativas, previstas para junio, hasta octubre, y así darle más tiempo a la Comisión Electoral para que organice los comicios.

Que se aplacen o no depende de lo que vote el Parlamento.

Por otro lado, el ataque coincidió con la reducción a 2.500 del número de soldados estadounidenses desplegados en Irak, una disminución que «refleja el aumento de las capacidades del Ejército iraquí», según el hasta ayer jefe del Pentágono, Christopher Miller.

Washington lidera una coalición internacional desplegada en Irak desde 2014 para luchar contra el EI, pero casi todas las tropas de los otros países de la coalición abandonaron el país en 2020, cuando estalló la pandemia del coronavirus.