Al ritmo de los aumentos de precio, cae el consumo de carne

Los fuertes aumentos de principio de año y del último mes acentuaron la caída en el consumo de la carne vacuna en el país, situación que se debe a la merma de ingresos en el común de los trabajadores. Si bien no hay registros oficiales, se calcula una retracción de un 30 por ciento en el consumo.
Consultado por la situación, Edgardo Fretes, vocero de la Cámara de Abastecedores de Mendoza, confirmó que ha caído el consumo producto de los aumentos de precios y que los aumentos de salarios “no han acompañado estas devaluaciones, se viene registrando una caída en el consumo producto de la falta de dinero en el bolsillo de la gente. La carne es un alimento de primera necesidad y muy presente en la cultura argentina”.
Sobre el acomodamiento de los precios en este producto, señaló que “es entre un 10 y 15 por ciento, no es un aumento tan grande, teniendo en cuenta que la devaluación ha sido importante, tiene mucho que ver la falta de demanda, porque la gente no tiene ingresos para que el consumo sea bueno”.
Recordó que el descenso de consumo empezó a principios de año. “Por cuestiones también financieras, registramos un aumento de la carne del 50%, fue muy fuerte. Tuvo que ver con el segundo semestre de 2018 y el dinero del engorde de inversión, es decir, yo tengo diez animales y vendo esos diez y tengo que comprar diez terneros para engordarlos, pero agarro ese dinero con tasas de 50% anual y en tres o cuatro meses me gano el 20 o 21 por ciento: no hay negocio de engorde que dé esa rentabilidad”.
Agregó que “ese engorde de inversión se frenó, los feedlots muy grandes quedaron prácticamente vacíos, porque no era negocio comparado con el plazo fijo. Cuando llegamos al final de ese semestre de 2018, nos encontramos con el stock de gordos vendido y una parte importante del engorde no se había repuesto, por eso aumentó el 50 por ciento”.