Alberto Fernández descartó declarar el estado de sitio

En el tercer día de cuarentena en la Argentina, el presidente Alberto Fernández dijo que su principal preocupación, en este momento, son las personas que no respetan la orden de aislarse. Aunque aclaró que, «hoy por hoy», no decretará el estado de sitio para profundizar el control, destinado a evitar los contagios del nuevo coronavirus Covid 19.

«Lo que más me preocupa es la incomprensión de la gente, que haya tontos que no entiendan el riesgo en el que estamos. El idiota que circula con fiebre, que lastima la salud de todos, a quien su egocentrismo que no le deja ver cómo puede dañar al que tiene al lado», lanzó el Presidente, esta tarde, en diálogo con el programa La Peña de Morfi, que conduce Gerardo Rozín en Telefé.

«Quiero aclarar que no son los más, sino que son los menos. La inmensa mayoría está en sus casas dejando pasar el tiempo como puede. No saben la gratitud que tengo para con ellos», agregó Fernández, durante la entrevista, que se celebró de manera remota.

Fernández descartó que por el momento se vaya a decretar el estado de sitio: «No quisiera llegar a eso, y solo hablaría mal de la sociedad argentina. Los instrumentos están, las fuerzas están. Al que sale sin justificación, lo detienen y lo ponen a disposición de un juez. Los elementos están. Las fuerzas de seguridad tienen que hacer lo suyo, la gente tiene que hacer lo suyo y yo tengo que cuidar la salud de los argentinos. Tenemos el sistema legal funcionando como corresponde», dijo.

Y ratificó: «No hace falta un estado de sitio, hoy por hoy, cada uno tiene que hacer su parte».

«Desaprensión»
«Los problemas más dolorosos con el coronavirus se produjeron en los países que no previeron la velocidad del contagio, y por eso el sistema de salud no pudo hacerle frente. Si nos quedamos en casa, el contagio va a ser más lento y vamos a poder atender a los pacientes. Cuando más lento el contagio, mejor la posibilidad de que la gente sea mejor atendida. Ese es el secreto», sostuvo el Presidente.

Y agregó: «Más de 20 mil personas se fueron de la Argentina después de que el 13 de marzo avisé a los argentinos que había una pandemia y que se frenaba todo. Después de eso, se fueron 20 mil argentinos. Y muchos pidieron después que los traiga urgente. Esto es una prueba de la desaprensión que hay de los argentinos», lanzó.