Alerta por la sequía y el peligro de incendios forestales

El proceso de sequía que vive parte de la provincia desde hace meses, sobre todo toda la franja Este del territorio, puede verse acentuado en las próximas semanas también por influencia del fenómeno de La Niña, derivando en más incendios de campo.
Así es el panorama al que ya se enfrentan los expertos que todos los años luchan contra el fuego en Mendoza. Es que a la sequía que ya se vive desde hace unos meses, se agregan informes del Servicio Meteorológico que anticipan que al menos hasta noviembre inclusive habrá menos lluvias y temperaturas medias más altas, dos factores que aumentan las posibilidades de generación de incendios. Si a eso se añaden sectores con carga de combustible (maleza seca básicamente) y los rayos típicos de épocas de tormentas, el cóctel puede ser peligroso.
Consultado desde FM Vos (94.5), Guillermo Ferraris, del Plan Provincial de Manejo del Fuego, comentó que “la situación es bastante complicada para lo que es la época del año, que se den condiciones de índice extremo nos va alertando de la situación, toda la provincia está en un proceso de sequía bastante acentuado en los últimos meses, sobre todo el sector Este de la provincia, que viene con un déficit de precipitación considerable”.
Mencionó que un informe trimestral del SMN está dando a conocer “para septiembre, octubre y noviembre probabilidades de que El Niño tenga una oscilación y esto nos maca que vamos a ver acentuado el proceso de sequía que estamos teniendo, además tenemos un informe que nos alerta de un aumento de las temperaturas medias en este trimestre; eso hace prever una situación compleja para octubre y noviembre”.
Ferraris añadió que “hay disponibilidad de combustible en algunos sectores, hay mucha carga de combustible. Estos últimos dos o tres días en Colonia Elena hemos tenido un incendio de casi 800 hectáreas, muy complejo de trabajar por el difícil acceso, se quemaron 700 metros de un alambrado que el propietario recién terminaba de hacer”.
Sobre el manejo de los grupos de brigadistas para evitar que un caso positivo de Covid afecte a todos, el funcionario dijo que “desde abril los grupos trabajan en forma aislada, cada brigada de incendio trabaja en doble turno, un grupo entra y otro sale, esto nos ha afectado la operatividad. Antiguamente, cuando una cuadrilla salía y necesitaba apoyo, la otra base acudía, ahora evitamos que se crucen en el terreno, esto para que ante un caso no queden todas las bases fuera de servicio”.