Alumnos de Arquitectura estudiaron la obra del Schestakow

Ayer por la mañana, estudiantes de la Facultad de Arquitectura de la sede local de la Universidad de Mendoza (UM) presenciaron una charla introductoria a la obra de ampliación en el hospital Schestakow. Se trató de una conferencia abierta al público en general, que fue presidida por el arquitecto a cargo de la obra y egresado de esa casa de estudios, Leonardo Armentano, y por el director Zona Sur del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes, Abel Freidemberg.
Previo a la conferencia de prensa, Freidemberg dijo que «queremos transmitir esta experiencia importantísima para la vida de San Rafael, ya que el hospital debe ser parte central de la comunidad en todas sus aristas, incluyendo el estudio de la arquitectura”.
Asimismo, adelantó que la construcción avanza rápidamente y se prevé que esté concluida globalmente en septiembre, aunque uno de los dos bloques de la obra -donde funcionará Salud Mental- está por concluirse.
Por su parte, el arquitecto Armentano se mostró motivado por la conferencia y aseguró que la transmisión de conocimientos y experiencias es una parte fundamental del trabajo profesional que debe cumplir como egresado de la casa de estudios. Y destacó que la obra que se ejecuta en el predio del hospital tiene dos fases: la primera abarca la construcción del nuevo edificio, que dará lugar a la prestación de más y mejores servicios sanitarios. Esta ampliación permitirá hacer frente a la demanda sanitaria de la población de todo el Sur mendocino, no solo de San Rafael. La segunda parte incluirá la refuncionalización y unión del viejo edificio con la nueva estructura.
La presentación incluyó detalles técnicos y profesionales, vitales para el interés y el conocimiento en la formación de los futuros arquitectos.
Recordemos que el Schestakow es el hospital cabecera de San Rafael, que recibe más de 220 mil consultas anuales y aproximadamente el 40% de esas atenciones pertenecen al área de guardia. Se estima que diariamente se atiende a 600 pacientes y es por esta razón que el antiguo edificio quedó chico y surgió la necesidad de refaccionarlo.