Ampros no acepta el bono del Gobierno: decidieron no atender en consultorios y suspender las cirugías programadas

Si bien desde la Provincia habían anunciado un bono de 28 mil pesos para trabajadores de la Salud, desde la Asociación Mendocina de Profesionales de la Salud se niegan a aceptarlo, pues lo que buscan son mejores condiciones laborales.
Daniel Jiménez, secretario de Ampros, dijo a través de FM Vos (94.5) y de Diario San Rafael, que actualmente los profesionales de la salud siguen “en la lucha en todos los hospitales y centros de atención primaria, atendiendo únicamente urgencias y emergencias, cubriendo los servicios críticos de terapia intensiva y demás”, es decir que lo que no se hace es atención de consultorios, especialidades y se han suspendido todas las cirugías programadas.
Debido a ello, Jiménez adelantó que hoy tendrá lugar un “caravanazo” desde los portones del parque General San Martín (en Mendoza), hacia la Casa de Gobierno, para manifestar el descontento, con respecto a los ofrecimientos que hizo el Ejecutivo. “Estos últimos 28 mil pesos, lo único que hicieron fue terminar de enardecer a los profesionales, porque realmente nos hemos desechado de este bono que no aceptamos de ninguna manera, porque es un bono que no va a llegar a toda la gente, únicamente a aquellos que hayan estado actuando en covid y en realidad, toda la salud ha estado actuando en covid, pero deja de lado una gran porción que es Desarrollo Social, que es donde están los trabajadores sociales, psicólogos y demás, que han tenido un trabajo intenso y han tenido que concurrir a los domicilios, y no les llegaría su bono”, criticó y adelantó que aunque el bono fuera más oneroso, no los aceptarían tampoco pues lo que buscan es recomponer su salario. “Queremos que sea un aumento de nuestros sueldos, un aumento real, que vaya al básico como corresponde”, aclaró y agregó que hasta el momento no ha habido diálogos, sino sólo medidas que se toman en forma “autoritaria, sin consulta, y no sentados en una mesa paritaria”. Aseguró que desde el gremio han estado abiertos al diálogo en todo momento, deseosos de aportar soluciones y se ha presentado “una contrapropuesta que ni siquiera la miraron”. Consideran que les “robaron un año”, ya que en el 2020 no recibieron ningún tipo de aumento, con apenas un 14% real en el 2021. Consideran que el Gobierno tiene la posibilidad aún de llamar a una conciliación obligatoria, con la alternativa que ellos han presentado.