Andinistas sanrafaelinos hicieron cumbre en el cerro Aconcagua

Tal como informó oportunamente Diario San Rafael, andinistas que integran el Club Andino Sosneado partieron a fines de enero en una expedición para alcanzar la cumbre del punto más alto del continente americano: el cerro Aconcagua. Tras su regreso, dos de ellos, Vicky Tretrop y Sandro Mancini, visitaron los estudios de FM Vos (94.5).
El Club Andino Sosneado es integrado actualmente por alrededor de 250 personas. Posee actividades para personas de diferentes edades: la escuelita de montaña para niños, donde se les enseña a escalar y disfrutar de la naturaleza; una palestra que puede ser aprovechada también por todos los que integran la institución; y la parte de trekking. Dependiendo de factores como el entrenamiento, se hace trekking por diversos lugares según la dificultad del terreno, como puede ser Agua del Toro, el Cañón del Atuel o puntos de otros departamentos. Hay salidas de medio día, de día completo y salidas que implican dos o más días de caminata. “Se va haciendo una escala de la dificultad existente y en función de eso la gente ve a qué le apunta”, señaló Mancini.
Para formar parte de las agrupaciones que parten hacia los hermosos paisajes existentes, es necesario adquirir ciertos conocimientos, los cuales son impartidos en cursos que se realizan durante todo el año y que implican cómo moverse en la nieve, cómo vestirse, cómo orientarse, etcétera.
En esta cuarta expedición hacia el cerro Aconcagua, Tretrop y Mancini llegaron hasta la cumbre junto al guía. Fueron primero hasta Confluencia, el primer campamento; al día siguiente partieron rumbo a Plaza Francia (4.200 msnm); regresaron e hicieron otra noche en Confluencia y al día siguiente caminaron rumbo a Plaza de Mulas, donde se quedaron aclimatando. Al día siguiente fueron hacia Plaza Canadá (cerca de los 5.000 msnm), donde dejaron provisiones, y regresaron una vez más a Plaza de Mulas. Partieron una vez más hacia Plaza Canadá, se quedaron allí una noche y siguieron hacia Nido de Cóndores, siempre en proceso de aclimatación y esperando la mejora del tiempo, debido a que había gran cantidad de viento. Más tarde hicieron cumbre.
Algo que lamentaron es que a pesar de la gran altura en la que se encontraban, en muy buena parte del camino no encontraron prácticamente nieve, lo cual denota la desaparición de los glaciares.