Ángel Barzola: la fuerza de un bailarín que perdió una pierna y siguió adelante

Ángel es un bailarín alvearense que desarrolla esa actividad desde los 7 años. En el 2019 –con 32 años– tuvo un accidente en moto por el cual perdió su pierna. A pesar del duro golpe recibido logró reponerse, seguir adelante y hoy su historia sirve de ejemplo a muchas personas.
Según relató a través de FM Vos (94.5) y de Diario San Rafael, «iba en su moto con el teléfono en la mano”, cuando se le desvió la moto, perdió el equilibrio y tuvo el accidente. “Estuve tirado a la orilla de la ruta, desde las 3 y media de la mañana hasta las 7 y media que me pudieron encontrar; estuve mucho tiempo tirado y gracias a Dios que no me desangré, porque fue una noche fría en la cual se me congelaron las carnes, lo que permitió que no se me derramara mucha sangre”, recordó. Permaneció consciente hasta que “una persona mandada por Dios” pasó por el lugar y lo auxilió. Una ambulancia fue a buscarlo y dos días y medio después –ya internado– se despertó en un hospital. Sabía que perdería su pierna sin la certeza de qué le ocurriría en el brazo, pues allí tuvo fractura expuesta. Afortunadamente, éste último se salvó. Lamentó que él era “un tipo soberbio que siempre decía ‘a mí nunca me va a pasar nada’”, que veía las noticias desde chico con propagandas que recomiendan conducir con prudencia, sin utilizar el teléfono y sin consumir bebidas alcohólicas, lo cual veía como algo que difícilmente pudiera ocurrirle.
“Yo ya llevaba un tiempo muy largo bailando y me estaba preparando para uno de los certámenes más grandes del folclore, que es el de malambo y en ese momento era ‘clavarme un bisturí’ y matarme o era salir adelante, ponerle el pecho a las balas y pensar en mis hijos, porque tengo dos niños y me tiré más por el lado familiar, pues no los podía dejar solitarios. Decidí luchar, pelearla, hay mucha gente que me fue a ver ese día aunque muchos noticieros me daban como fallecido porque al ser un accidente tan trágico y estar tantas horas tirado, sólo Dios podía hacer un milagro”, aseguró y añadió que personas que jamás imaginó que estarían presentes, lo estaban, mientras que otros que consideraba amigos, se habían desaparecido.
Destacó que es feliz, porque más allá de todo se aferró a seguir con la vida que ahora le tocaba. Si bien producto de una mala praxis necesitó una segunda cirugía, a la semana ya se sentaba en la cama y deseaba salir de allí al menos a la silla de ruedas y al mes, se paraba en muletas habiendo recibido el alta. “Al apoyo psicológico fue más que nada el de mi familia, fue un psicólogo a verme, pero creo que si le ponés esa onda positiva a la vida, no necesitás de uno”, remarcó.
Ahora busca conseguir una pierna ortopédica definitiva, que tiene un valor cercano a los 400 mil pesos, para continuar con una vida lo más normal posible. Si alguien desea ayudarlo o simplemente comunicarse con él, puede hacerlo al 2625-590860. En Facebook posee una fan page llamada “Una pierna para el bailarín”.