Apareció sano y salvo uno de los jóvenes que buscaban desde el viernes

A la Comisaría 38ª, caminando y en buen estado de salud, el martes por la noche llegó Max Quiroga, un joven de 27 años que era intensamente buscado por su familia desde el pasado 4 de enero, luego de que se retiró de la vivienda de sus padres, situada en barrio El Sosneado.
Quiroga, según indicaron fuentes policiales y judiciales, estaba “sano y salvo” cuando decidió presentarse en la dependencia policial. De todos modos, por orden del fiscal Javier Giaroli, el chico fue sometido a un examen psicopatológico y ayer estaba previsto que declare para brindar detalles de dónde estuvo durante los días que se reportó su desaparición.
Había preocupación por el paradero de Quiroga, sobre todo por un mensaje que había escrito en su Facebook y que decía “Perdón a todos”. Lo había escrito minutos después de retirarse de su casa.
Ahora la atención está puesta en dar con el paradero de Juliano Musso, quien de igual modo se retiró de su casa el 4 de enero.