Apartaron a efectivos por atacar a miembros de la comunidad Qom

La Policía de Chaco agredió salvajemente a miembros de una comunidad Qom, episodio que quedó registrado en imágenes que fueron viralizadas a través de las redes sociales, por lo que el gobierno de Jorge Capitanich dispuso el apartamiento de los efectivos que participaron del ataque.­

El hecho se produjo en la madrugada del domingo en el barrio Banderas Argentinas, en la localidad de Fontana, donde efectivos de la fuerza provincial ingresaron a una vivienda sin orden de allanamiento.­

Al forzar la puerta de entrada, golpearon brutalmente a miembros de una familia Qom que residía en ese lugar, lo cual quedó registrado en imágenes y fue difundido a través de redes sociales.­

«´Ya les tiramos alcohol, ¿ahora quién las prende fuego?’, preguntaba uno de los policías. Después entraron de vuelta y nos patearon. Eran todos hombres», contó Elsa, una de las agredidas.­

Y añadió: «La agarraron del cabello a mi hija y la arrastraron y entre seis policías agarraron a mi hija y a mí. El oficial Antonio Fernández me pegó con la 9 milímetros en el rostro. Después entraron a agarrar a mi sobrino y le pegaron contra la pared. Ahora está todo desfigurado. Y después agarraron a mi hijo, que no estaba en ese momento en la casa, venía de la casa de su papá».­

Según denunciaron, los integrantes de la familia Qom fueron trasladados hasta la comisaría local, donde les siguieron pegando, y tras las agresiones, las víctimas realizaron la denuncia ante la Secretaría de Derechos Humanos y Géneros de Chaco.­

Por su parte, el gobierno provincial apartó de sus funciones a los policías que participaron de la agresión y la ministra de Seguridad y Justicia, Gloria Zalazar, afirmó: «Queremos decirles que no vamos a tolerar la impunidad. No vamos a tolerar que estos hechos pasen desapercibidos ni que vuelvan a ocurrir. Seguimos trabajando para el esclarecimiento de los hechos y la garantía de justicia».­

Por su parte, el referente de la comunidad Qom, Daniel Rolón, se refirió al aberrante hecho y sostuvo que «la tortura fue con la excusa de que los jóvenes habían tirado ladrillos a la comisaría».­

Rolón agregó que durante la agresión «hubo abuso sexual por parte de un policía contra una nena de 16 años». «La policía roció con alcohol a la chica que habían golpeado y abusado y le dijeron que si hacía la denuncia iban a matarla», detalló.