Argentinos están a la deriva en altamar por el cierre de puertos en Europa

Cerca de un millar de argentinos a bordo de un crucero que estaba previsto que desembarque en Europa vive momentos de angustia por la falta de información sobre su destino. El barco zarpó el 3 de marzo desde Buenos Aires y recorrió la costa de Brasil. Tenía previsto llegar al puerto de Génova, en Italia, el 24 de marzo.

 

Sin embargo, desde que se determinó que todo el continente europeo es foco de la pandemia de coronavirus, todos los puertos se encuentran cerrados y los pasajeros a bordo desconocen donde desembarcarán. También desconocen cómo será su regreso a casa.

 

«El 10 de marzo, después de salir de Maceió, ya empezamos a escuchar que los puertos de Europa cerraban», explicó Carmen Bayugar, de 75 años, una de las argentinas a bordo del barco que a la fecha se encuentra a punto de ingresar en el Estrecho de Gibraltar. En diálogo con LA NACIÓN, la mujer cuestionó la decisión del capitán del crucero de embarcar rumbo a la zona geográfica de la que todos los turistas intentan salir. Según contó la mujer, poco después de que el barco, llamado Costa Pacífica, zarpara a Brasil, la tensión entre los pasajeros escaló porque los turistas argentinos exigían permanecer en la costa sudamericana, mientras que los turistas europeos presionaron para regresar a Italia.

 

Por su parte, la empresa italiana publicó ayer un comunicado en el que anunció que «suspenderá temporalmente las operaciones globales de los buques, lo que afectará los viajes hasta el 3 de abril».

 

«Los cruceros actualmente en curso finalizarán su crucero actual solo para permitir a los huéspedes desembarcar y regresar a sus hogares», agregó la empresa, que no detalló si el Pacífica cumplirá con el resto de su itinerario, que incluía desembarcos en Santa Cruz de Tenerife, Málaga y Marbella, con destino final en Génova.

 

De acuerdo con la explicación de los pasajeros, el capitán, oriundo de Génova, confió en que más allá de las medidas oficiales, la costa italiana recibiría a los pasajeros del crucero como una excepción. Sin embargo, la información que manejan las personas a bordo del barco es incierta, ya que el capitán se niega a dar explicaciones personalmente. «La única información que recibimos de forma oficial de parte de la compañía es un boletín que nos pasa por debajo de la puerta cada mañana. Si al menos supiéramos a dónde vamos, nuestras familias podrían ayudarnos a definir cómo volver», contó Edgardo Bermejo, de 70 años, pareja de Bayugar. «Lo que nos aterra es que salimos de Buenos Aires y estamos yendo a la zona más complicada de todo el mundo«. Tanto Bermejo como su esposa, y buena parte de los turistas a bordo, son personas mayores de 60 años, franja etaria que se considera población de riesgo del Covid-19 .

 

La mayor preocupación de Bayugar, igual que la de su esposo y la de los restantes argentinos, es poder gestionar un regreso seguro a Argentina. «La incertidumbre que tenemos es total y al no saber cuál será el país de destino, tampoco podemos hablar con Cancillería para determinar nuestro vuelta a casa», dijo Bermejo. En ese marco de incertidumbre, los pasajeros comenzaron a organizarse internamente para exigir más información y le manifestaron al capitán que no bajarán del barco hasta no conocer los detalles de su vuelta: dónde desembarcarán, quién y cómo serán trasladados hasta un aeropuerto, y en qué vuelo volverán a casa.

 

«El capitán del barco es un hombre con el que no se puede hablar», dijo a este medio Liliana Albertini, otra de las argentinas a bordo del crucero. Albertini, que se convirtió en una de las principales voceras entre los turistas argentinos y el entorno del capitán del barco, aseguró que además de no brindar información oficial, el capitán sostuvo que «deberán bajar sin excepción o la Policía se encargará de bajarlos».

 

Para Albertini, que está de viaje con su hija, lo más preocupante es la angustia de no saber cómo será todo cuando lleguen a la costa europea. «Es increíble pensar que se decidió ir a Italia en este contexto», manifestó. «Nos fuimos sanos de Buenos Aires y queremos volver a Argentina de la misma manera», cerró.

 

 

Fuente: La Nación-ZF

Compartir

¿Cree que éste es un momento oportuno para promover cambios en la Corte Suprema de Justicia de la Nación?

Artículo anteriorUna recién nacida dio positivo de virus corona en Inglaterra
Artículo siguienteLa OMS registra más de 142 mil casos confirmados en el mundo