Armaron una sala para “recibir” a estudiantes que tengan problemas con sus tareas

En medio de la pandemia, una de las actividades que cambió totalmente es la escuela. Van dos meses desde que los chicos dejaron de asistir a clases “presenciales” y reciben material y tareas de sus docentes por otras vías, ya sea con tareas virtuales o cuadernillos.
Ante esta situación, también surgieron varios canales de ayuda para aquellos chicos que tienen problemas para realizar las actividades. Diferentes entidades y asociaciones lanzaron clases de apoyo virtual para colaborar con las familias que no pueden ayudar a sus hijos a resolverlas.
En este marco, la escuela Bernardo Leiva y el DIAT del Sedronar, que funciona en Jacarandá y Los Filtros, fueron más allá y crearon un espacio físico donde reciben a los chicos para que puedan hacer sus tareas y recibir asistencia cuando la necesiten.
Se trata de una nueva herramienta para que los alumnos puedan asistir con espacios especiales que permiten estudiar y hacer consultas.
Según explicaron los organizadores de esta nueva metodología, “el equipo del DIAT, en articulación con la escuela Bernardo Leiva del barrio Sosneado, generaron un espacio de apoyo escolar y aulas especiales”, y detallaron que las mismas están destinadas “para que los estudiantes que no puedan estudiar en sus casas, lo hagan aquí y no se atrasen con las tareas”.
De esta manera, los chicos tienen un espacio cómodo para poder hacer la tarea y estudiar e incluso hacer consultas si es que tienen problemas para resolver algunas de las actividades.