SECCIONES
  • Detrás de una gran teoría hay siempre una intuición.| Albert Einstein

domingo 27, de noviembre , 2022

Armó su traje y entrena para trabajar como sirena: “Es gratificante que me vean como a una referente”

Hace días que su nombre es tendencia en redes sociales, los mensajes de amor y de odio le llegan a montones y sube cientos de seguidores cada día. Todo se debe a su gran pasión: nadar como una sirena.

La historia de Paula Olmedo se sitúa en Esquel. Precisamente en las frías profundidades del lago Epuyén. La mujer de 30 años tiene una excéntrica relación con lo místico, que desembocó en las aguas patagónicas.

Paula contó a TN que siempre se sintió atraída “por las cosas místicas como los duendes y las hadas”, y que hace dos años conoció el mermaiding, un deporte que consiste en nadar con una monoaleta como una sirena. En la Argentina son pocos los deportistas que practican esta disciplina.

Su primer contacto con esta práctica marina fue en pandemia y a través de internet: “Vi que en el resto del mundo se hacía un montón y me pregunté por qué no podía hacerlo yo. Entonces me compré una monoaleta y me fui haciendo una cola. El primer interés fue desde el lado artístico, después me enteré de que era un deporte”.

El primer año pandémico la joven fue autodidacta porque además de no poder salir de su casa no conocía instructores en el país. “Encontré en internet un video de una mujer que contaba cómo era una sesión de entrenamiento y fui siguiéndola a ella”, contó.

Armó su traje y entrena para trabajar como sirena: “Es gratificante que me vean como a una referente”

El desarrollo fue progresivo y ella cree que avanza cada día “un pasito”. La apnea es una de las claves del mermaid y la joven sureña logró incrementar su resistencia debajo del agua. “Antes aguantaba 30 segundos y ahora aguanto un minuto y medio”, contó.

Hace algunos días se dio a conocer a través de redes sociales y recibió miles de mensajes. Muchos positivos y otros tantos negativos. Distinta fue la reacción en Esquel, donde su entorno nunca la juzgó por su pasión.

“Mi entorno más cercano y mis compañeros trabajo me bancan y nunca me dieron un mal comentario. Me hacen chistes”, reveló Paula, quien también contó que, cuando se dio a conocer en la ciudad, los vecinos la apoyaban.

En los últimos días, Paula se dio a conocer por las redes sociales y el golpe fue duro: cientos de personas la atacaron. Así vivió el primer día: “Estaba trabajando y cada vez que miraba el teléfono tenía miles de notificaciones y estallado de seguidores. Subí un par de historias y me llegaron mensajes muy lindos”.

Luego, cuando abrió Twitter se encontró con lo peor: “Fue una locura. No puse nada porque no me iba a poner a contestar uno por uno. Me puso triste al principio, pero hoy estoy más tranquila. Personalmente, recibo más comentarios buenos que malos”.

De la pasión por ser sirena al sueño de conseguir trabajo

El auge en redes es ahora y Paula sabe que tiene que aprovecharlo. La patagónica ve al mermaid desde el lado artístico y le contó a TN que sueña con trabajar como sirena. De hecho, ya tuvo su primera experiencia.

“Fui al cumpleaños de un nene y estuvo muy lindo. Fui vestida de sirena y los nenes venían, me tocaban y me pedían fotos”, relató Olmedo. La joven reveló que muchos padres se le acercan para agradecerle por su contacto con los chicos: “Es gratificante que me vean como a una referente”.

El objetivo de Paula es claro: trabajar de sirena. Así lo contó: “Yo esto lo vivo como una forma de vida más que como un deporte. Me gustaría trabajar de sirena porque es una cosa mía. Sé que en Argentina se puede dar por el lado del entretenimiento. Me gustaría hacer videos personalizados para nenes y trabajar haciendo eventos”.

A Paula Olmedo también le gustan las hadas y los duendes. "Tengo una relación especial con ellos", dijo a TN.
A Paula Olmedo también le gustan las hadas y los duendes. «Tengo una relación especial con ellos», dijo a TN.

Vivir la vida como una sirena

Si bien Paula ve el mermaid como una forma para vivir, su estilo de vida es otro: es el mismo que el de cualquier otro ciudadano. Su rutina comienza por la mañana, momento del día en el que trabaja como docente de nivel inicial y por la noche deja salir su sirena interior.

“Yo voy a trabajar, estudio y voy a terapia. No me autopercibo sirena, simplemente es una de mis pasiones. Los sábados también trabajo entonces los domingos son los días que entreno”, contó.

Las condiciones climáticas la obligaron a frenar los entrenamientos durante dos meses, y aseguró que en los próximos días volverá a tener contacto con el agua. “Apenas hace un poco de calor, yo entro al agua”.

Su vida como sirena se divide en dos: el entrenamiento y el ocio. Ella entrena tres veces por semana en un natatorio de su ciudad, y también sale a nadar a los lagos locales.

Qué es el mermaid y cómo funciona

El mermaid es un deporte subacuático en el que las personas nadan vestidos como sirenas. Cuenta con cinco modalidades distintas: velocidad, salvamento, ecología, figuras y posado debajo del agua.

Si bien en la Argentina no está muy desarrollado, en distintas partes del mundo la disciplina avanzó. El fin de semana pasado se celebró la Olimpiada Mundial de Sirenas y fue España el país que se quedó con el podio completo de la categoría absoluta.

Paula vive en Esquel y nada en los lagos de Epuyen. (Foto: Instagram/unasirenaenelmar).
Paula vive en Esquel y nada en los lagos de Epuyen. (Foto: Instagram/unasirenaenelmar).

La nacida en Trelew contó a TN cómo es el entrenamiento de mermaid: “Yo entreno tres veces por semana porque el gasto físico es fuerte. Hago un calentamiento sin aleta y después trabajo con la aleta. Hago un par de piletas con un estilo de nado y luego con otro. Le doy un tiempo a cada práctica”.

En nuestro país son cinco las mujeres que practican la disciplina, y hay un hombre que nada como tritón. El contacto es a través de Instagram, pero no lograron conformaron una comunidad aún.

“Ellas lo hacen más como hobby y yo soy las que más se mete con las redes y con el entrenamiento”, contó. Ahora busca acercarse a la comunidad de mermaid que hay en el resto del mundo.

“Me encantaría conocer sirenas de todo el mundo. Hay muy buena onda en la comunidad sirénica. Nos apoyamos, ahora me están siguiendo sirenas de México, Venezuela y Chile”, explicó.

Fuente y fotos: Gentileza TN

Download PDF

Click para descargar o imprimir la nota

La información justa siempre con vos!

MÁS LEÍDAS

MÁS LEÍDAS

Noticias Relacionadas

¡Bienvenido de nuevo!

Inicie sesión en su cuenta a continuación

Recupera tu contraseña

Ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico para restablecer su contraseña.

Agregar nueva lista de reproducción