Asambleístas anticipan manifestaciones para que no se toque la ley 7.722

La intención de modificar la ley 7.722, que regula la actividad minera en la provincia prohibiendo algunas sustancias químicas, avanza a paso firme y con ello también el resurgimiento de las manifestaciones sociales.
En Alvear anoche, al cierre de esta edición, la Multisectorial definía un plan de acciones para la semana que viene “porque es inminente que el poder político esté definiendo la modificación o derogación de la 7.722, que no es una ley cualquiera, defiende los recursos naturales y el modelo productivo de Mendoza. La trazabilidad, el agua que tengamos con contaminación va a incidir en el futuro en la imagen del producto, no solo va a haber escasez de agua, sino posibilidades de contaminación con metales pesados”, señaló Alberto Kobayashi, integrante de la Asamblea del Pueblo.
El productor agregó que “la situación es muy preocupante, en el contexto de la crisis hídrica más grave de la historia de Mendoza, donde a los agricultores se les secan cuadros en sus fincas, en Las Heras los vecinos ya no tienen agua potable; si no nos unimos todos los productores y vecinos, el lobby político y empresarial sigue avanzando”.
Kobayashi opinó que si se cambia la 7.722, “directamente es inminente la apertura de Sierra Pintada, que significa la destrucción de la matriz productiva del oasis Sur de Mendoza”.
“La ley del ambiente de Mendoza y la 7.722 es clara, se tiene que tener el aval de los pueblos afectados por el proyecto en la cuenca. El Estado no puede dejar de escuchar a esos departamentos. Lo grave es que se va a afectar la naciente del Atuel, casi todos los proyectos, que son 13 proyectos mineros que hay, afectan la naciente de las cuencas hídricas; la sociedad tiene que movilizarse”, añadió.
Remarcó que la ley fue aprobada en 2007 por todos los bloques legislativos y ratificada por la Corte provincial como constitucional. En ese entonces, sobre todo en General Alvear, distritos de San Rafael, San Carlos y otros lugares de la provincia, hubo decenas de manifestaciones y cortes de ruta hasta que se consiguió esta ley.
“Lo importante es que nos movilicemos vecinos, productores, bodegueros, para que directamente retiren esta ley de las comisiones y no puedan reactivarla”.