Asesinan en Rosario al hermano de un condenado por el crimen de un líder de Los Monos

Rosario – Un hombre de 30 años cuyo hermano fue condenado en el juicio por el homicidio de un jefe de la banda narco “Los Monos”, fue asesinado anoche de varios disparos en una presunta venganza.

La víctima fue identificada como Lucas Zalazar, de 30 años, hermano de Osvaldo “Popito” Salazar, de 28 años, el único sentenciado en el juicio por el crimen del líder de “Los Monos” Claudio “Pájaro” Cantero, de 27 años.

“Popito” Zalazar fue condenado en aquél proceso oral a 3 años y 3 meses de prisión, no por el homicidio, sino por portación ilegítima de un arma de fuego que la Policía encontró en su vivienda durante un allanamiento.

El arma no fue la que se utilizó para matar al jefe de la banda criminal, hecho por el que fue acusado el presunto narco de Villa Gobernador Gálvez, Luis “Pollo” Bassi, y dos secuaces suyos.
Lucas Zalazar fue asesinado anoche de varios disparos en la cabeza y el tórax, alrededor de las 20.30 en Pasaje 6 y Rosario de la localidad de Villa Gobernador Gálvez, informó hoy la Fiscalía Regional de Rosario.

Voceros del caso indicaron que el hombre vivía a unas 15 cuadras del lugar donde fue asesinado.
“Según los primeros indicios y testimonios, la víctima es interceptada en vía pública siendo agredida con disparos de arma de fuego desde un vehículo en movimiento que luego del ataque se da a la fuga”, señaló la Fiscalía a través de un comunicado.

Los primeros informes señalan que Salazar recibió tres impactos de bala en la cabeza y uno en el tórax, y murió en el lugar.

Las fuentes precisaron que personal del Gabinete Criminalístico de la Policía de Investigaciones (PDI) recogió en el lugar entre 10 y 15 vainas servidas, que fueron enviadas a peritar.

El fiscal del caso, Florentino Malaponte, señaló que hay medidas en curso que mantiene en reserva acerca de la posible motivación del crimen y sobre la identidad de los autores.

Voceros de la investigación señalaron que los familiares de la víctima contaron que una camioneta Chevrolet Meriva con cuatro ocupantes fue hasta el domicilio de la madre de Zalazar un rato antes del crimen y preguntaron por él.

Si bien existe reserva sobre el posible móvil del asesinato, los investigadores no descartan que el crimen haya sido una venganza contra el hermano del hombre de 30 años.