SECCIONES
  • Ningún hombre sabio quiso nunca ser joven. | Jonatán Swift

jueves 29, de septiembre , 2022

Así es la prueba piloto para sanear agua y reutilizarla en la agricultura

El Departamento General de Irrigación asume día a día un nuevo compromiso ambiental del recurso hídrico. De ahí que el organismo está evaluando alternativas tendientes a optimizar el Sistema de Saneamiento del Colector Pescara. Con esta innovación el objetivo es cumplir con los parámetros establecidos y así utilizar el agua en la agricultura.

La fitodepuración de efluentes industriales por medio de humedales artificiales es una prueba piloto que llevan a cabo la Inspección Desaguantes Industriales Colector Pescara, junto a la Subdelegación de Aguas del Río Mendoza de Irrigación.

Como idea innovadora en la Provincia de Mendoza, los humedales artificiales son sistemas utilizados para el tratamiento de aguas residuales, tanto cloacales como industriales. En éste último caso se trata de una práctica poco utilizada y difundida, a pesar de que es una alternativa de bajo costo.

Los humedales son ecosistemas semi acuáticos que poseen la capacidad natural de remover contaminantes del agua residual. La prueba piloto es desarrollada a pequeña escala y simula el funcionamiento de un humedal para estudiar su eficiencia en cuanto a la capacidad depuradora de sus plantas para tratar las aguas residuales. La evaluación se ejecuta por medio de análisis fisicoquímicos y muestreos “in-situ”, además de la observación de cómo se comportan los diferentes parámetros. De este modo se comprueba si existe una disminución de las cargas contaminantes.

Así es la prueba piloto para sanear agua y reutilizarla en la agricultura

Actualmente existen 32 empresas en actividad que vuelcan líquidos residuales industriales previamente tratados al Sistema de Saneamiento del Canal Pescara. Este es un colector subterráneo de 15 km de distancia, que corre paralelo al colector Canal Pescara en Maipú, hasta cruzar el carril Godoy Cruz de Guaymallén.

El humedal artificial consiste en una cisterna de 2.700 L. y la residencia del agua en el lugar se estima en siete días. El sustrato de la cisterna está compuesto por una cama de 2 cm de arena gruesa, luego 2 cm de grava y relleno con material de rechazo de cantera. Finalmente se realizó la plantación de totora (Typha domingensis), Carrizo (Phragmites australis) y Junco triangular (Schoenoplectus californicus).

Fuente: Jornada

Download PDF

Click para descargar o imprimir la nota

La información justa siempre con vos!

MÁS LEÍDAS

MÁS LEÍDAS

Noticias Relacionadas

¡Bienvenido de nuevo!

Inicie sesión en su cuenta a continuación

Recupera tu contraseña

Ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico para restablecer su contraseña.

Agregar nueva lista de reproducción