Australia: Está embarazada, quiso prender el aire acondicionado del auto y atropelló a su hija de 3 años

La mujer quedó en shock luego del accidente en el que la menor murió. Cree que todo se produjo por una falla del vehículo.

Una mujer quedó en shock luego de haber atropellado y matado por accidente a su hija de 3 años. El trágico hecho ocurrió en Australia. «Era una niña brillante que llenó los corazones de todos con amor», recordó la madre.

Amanda Furner está embarazada y relató que el 14 de octubre estaba junto a sus otros tres hijos por subir a su auto frente al jardín de Infantes Kiddy Place Learning Center en Melbourne. Al parecer la mujer quiso encender el aire acondicionado segundos antes de que todos estén en el vehículo y fue en ese momento en el que se produjo el accidente.

La mujer declaró que quería enfriar el auto porque ese día la temperatura alcanzaba los 26° grados. Por ello, insiste en que lo que ocurrió después tiene que ver con una falla en el rodado, dado que el freno de mano estaba activado, según consignó el medio británico de noticias The Sun.

«Sé 100 por ciento que el auto estaba estacionado con el freno de mano puesto, pero cuando fui de mi puerta a la puerta de Charlotte para meterla en el auto, retrocedió», aseguró la mujer. En ese sentido, agregó: «No recuerdo mucho después de eso, pero las mamás del jardín de Infantes que allí estaban, me dijeron que abracé a mi hija pidiendo ayuda». Los médicos llegaron al lugar para asistir a la pequeña pero nada pudieron hacer para salvarle la vida, dado que ya había fallecido.

Furner describió a la nena como una «niña brillante y burbuja» que «llenó los corazones de todos con mucho amor». Además, explicó que no puede volver a la casa familiar porque le cuesta enfrentar el hecho de que Charlotte no esté con ellos. Por eso, desde que ocurrió el accidente la mujer y sus otros hijos viven en un hotel, el cual ahora no puede pagar.

Ante la situación que atraviesa, la mujer se unió a una página web recaudadora de fondos con el fin de buscar ayuda y poder pagar una casa para alquilar.»Sé que nunca me recuperaré completamente de esto, pero por el bien de mi bebé que aún no nació y mis otros hijos, necesito encontrar la fuerza para reconstruir nuestras vidas», escribió.

Asimismo remarcó: «No puedo soportar volver a nuestra casa. Es demasiado doloroso para mí. También sé que no puedo vivir en un motel, ni traer a mi bebé a casa allí, así que te pido, con todo mi corazón, tu ayuda».

Furner también declaró: «Mi cuerpo todavía está en estado de shock. He estado teniendo recuerdos del accidente mientras dormía. Mi cuerpo está tan adolorido que todavía se está recuperando. Tengo todo el lado izquierdo herido». Y señaló que tiene la intención de demandar a la compañía propietaria de su automóvil, dado que insiste en que fue una falla del auto la que desencadenó la tragedia.

 

(Perfil)