Autismo: hallan un vínculo con las infecciones durante el embarazo

Un nuevo estudio sueco advirtió que el riesgo de padecer el trastorno a lo largo de la vida aumentó en casi un 80% entre los hijos de mujeres que habían padecido una infección mientras estaban gestando. Otra investigación también apunta a la vida intrauterina como clave en el comienzo de esta intrincada afección.
Entre las distintas argumentaciones de los «antivacunas» se encuentra aquella que sostiene que la vacunación de la madre durante el embarazo aumenta el riesgo de autismo en su bebé. Sin embargo, un nuevo estudio da cuenta de lo contrario: la falta de vacunación de la embarazada puede dejar al niño con una mayor vulnerabilidad a sufrir este tipo de trastorno.
El trabajo, publicado el 6 de marzo en la edición online de la revista científica JAMA Psychiatry, incluyó a alrededor de 1.800.000 niños suecos y halló que el riesgo de autismo y depresión es significativamente mayor si la madre fue hospitalizada con una infección durante el embarazo.
Los resultados apoyan la teoría de que ciertas infecciones, cuando son contraídas durante el embarazo, pueden afectar el cerebro en desarrollo del bebé, aumentando así el riesgo de que éste padezca trastornos psiquiátricos más tarde, incluyendo patologías tales como el trastorno bipolar, la esquizofrenia, la depresión y el autismo.
Pero esta nueva investigación amplía mucho más el panorama, ya que el vínculo no se halló tan solo con uno o dos tipos de infecciones graves sino que los resultados se mantuvieron iguales ya sea que la hospitalización de la madre se hubiera debido a una infección severa -de gripe, meningitis o neumonía- o a una leve infección del tracto urinario (ITU).
De modo que lo que estaría causando estos problemas no es un virus específico sino infecciones en general, y se cree que esto sucede incluso cuando los patógenos no pueden alcanzar el cerebro del feto.
A partir de los datos del Registro Médico de Nacimientos de casi 1.800.000 niños nacidos en Suecia entre 1973 y 2014, los autores observaron cuántas de sus mamás habían sido hospitalizadas con una infección durante sus embarazos.
Si bien el estudio no halló un riesgo aumentado de esquizofrenia o trastorno bipolar, los autores sí encontraron que cuando la embarazada acude al hospital por una infección, su bebé es más propenso a requerir tratamiento por depresión y autismo más tarde en su vida.

Compartir

¿Quién avala la toma de tierras?

Artículo anteriorVoluntarios de Cáritas salieron a la calle para cerrar la Colecta Anual
Artículo siguienteEtc.Etc.Etc.Etc.Etc.Etc.Etc.Etc.