Baja de retenciones: desde Coninagro pidieron medidas de fondo

Carlos Iannizzotto, presidente de la entidad rural Coninagro, consideró positiva la medida del Gobierno nacional de bajar retenciones a productos de economías regionales, pero pidió que sea el inicio de medidas más estructurales.
“Son medidas que alivian la situación, mejoran el posicionamiento. Hay medidas de fondo que estamos esperando para que el rumbo esté orientado a la producción, el trabajo y el empleo”, dijo a FM Vos (91.5) y Diario San Rafael.
Iannizzotto señaló que “230 millones de pesos suena grande pero son pesos, el Estado tiene un impacto fiscal de cerca de 2 mil millones, estamos hablando de un marco exportador de cerca de 60 mil millones de dólares, son cifras pequeñas que pueden de alguna manera mejorar costos, pero hay medidas de fondo que hacen a bajar realmente costos y poder competir, vinculadas al crédito y una presión tributaria mucho menor. El cambio tiene que ser más estructural, si es el inicio de un cambio mayor, bienvenido sea, pero si es solo esto, es un paliativo”.
El titular de Coninagro, que hace poco estuvo reunido con el Ejecutivo nacional, destacó que se haya incluido a las economías regionales. Sobre el acuerdo con la Unión Europea, dijo que “marca una tendencia, es auspicioso, esperemos que se trabaje con la misma fuerza en herramientas del mercado interno”.
“Necesitamos –opinó- una policía integral de exportaciones y también de importación, hay que trabajar urgente en el tema costos y ver qué productos vinculados a la innovación y la tecnología van a ingresar que no perjudiquen y enriquezcan nuestros productos. Es un trabajo muy arduo y por eso insistimos que es una tarea a largo alcance; necesitamos una política industrial a largo plazo que no sea solo la política de gobiernos”.
Hay que recordar que a través de un decreto publicado el miércoles en el Boletín Oficial, el Gobierno nacional bajó de $4 a $3 por dólar exportado los derechos de exportación para 207 productos de economías regionales.
La medida entró en vigencia ayer y su objetivo es promocionar la actividad de las economías regionales en alimentos frescos y productos con distintos procesos de acondicionamiento y envasado. Son productos que cuentan con una «alta demanda internacional» y con una tendencia creciente. Entre ellos se destacan frutas frescas, hortalizas, frutos secos y la miel, productos que además se vinculan con los cambios de hábito de consumo en la población.
El cambio impactará en sectores como el arrocero, las frutas frescas de pepita, cítricas y de carozo, cerezas, uvas, ciruela desecada, hortalizas como el ajo, la cebolla, la calabaza, el maní, la ciruela para industria, arándanos, nuez pecán, legumbres, pistachos, miel, entre otros, que en su mayoría están representados por pequeñas y medianas empresas de producciones intensivas.