Baleó a dos asaltantes en Las Heras: “Lo volvería a hacer para proteger a mi familia”

Han pasado sólo algunos días desde que este comerciante y padre de familia se enfrentó cara a cara con la inseguridad. En su intento de poner a salvo a sus hijos, sus empleados y a los clientes, no titubeó ni dudó en arriesgar su vida. El episodio fue violento, desesperante y terminó con dos ladrones heridos. 

Al hombre se lo ve entero, sin arrepentimientos de lo que hizo. Su trabajo en la despensa casi no le da tiempo a pensar en lo que pasó, pero altera algunos minutos de su labor para recibir a Los Andes y confiesa: “Estoy intranquilo y con miedo, no voy a mentir. Pero no me arrepiento de lo que hice, lo volvería a hacer si es por proteger a mi familia”.

El hecho en cuestión sucedió el sábado pasado en un negocio del barrio San Miguel, de Las Heras. Casi a la hora del cierre, alrededor de las 21.30, cuatro delincuentes irrumpieron con fines de robo. “Llegaron dos vehículos y se bajaron cuatro personas, todas armadas y con la cara tapada. Entraron golpeando y empujando a la gente, había muchos clientes”, recuerda el propietario del local, de 38 años y a quien no se identifica en esta nota por seguridad.

Lo que sigue es dramático y llama la atención la frialdad del comerciante o la decisión para actuar ante tremenda escena. “Con la culata del arma le pegaron en la cabeza a una señora. Otra mujer, de la desesperación, terminó con un pico de azúcar. Habían reducido a la gente y les apuntaban”, cuenta.

“En un momento uno de mis empleados sale al patio y uno de los tipos lo persigue. Ahí realiza un disparo al aire y vuelve. Yo ya había agarrado la escopeta y les tiré cuando uno me apunta y me dice: ‘Te voy a matar’”, detalla el almacenero.

Dos delincuentes resultaron baleados: uno con heridas en la espalda y en la nuca, mientras que el otro logró escapar y hasta hoy nada se sabe de su paradero.

“Yo espero que este muchacho se recupere y que después la Justicia haga su trabajo”, manifiesta en relación a Gustavo Quinteros (24), quien se encuentra internado en el hospital Central con consigna policial, como sospechoso de ser uno de los autores del asalto.

Fuente: Los Andes