Batalla campal en La Plata entre gremialistas y la policía

Una protesta de trabajadores de Astilleros Río Santiago terminó este mediodía en un enfrentamiento con la policía. Piedrazos, balas de goma y gases lacrimógenos fueron los términos de la manifestación que derivó en unos cuatro heridos.

Los disturbios se iniciaron frente a la Casa de Gobierno de la provincia de Buenos Aires, cuando según las fuerzas de seguridad los manifestantes intentaron acceder al edificio por la fuerza, y arrojaron piedras y otros objetos contundentes que hirieron a doce agentes que custodiaban el edificio.

Además de los daños personales, el enfrentamiento se saldó con destrozos en el mobiliario urbano y en varios coches, algunos de ellos patrulleros de la policía, y la detención de seis manifestantes.

Desde la Central de Trabajadores de Argentina (CTA), por su parte, denunciaron la «brutal represión» de la marcha sindical, y aseguraron que la brutalidad «llegó a tal punto que un patrullero provincial atropelló ex profeso a un grupo de manifestantes, quienes sufrieron heridos que en algunos casos obligaron a su inmediata hospitalización».

La protesta por el astillero Río Santiago, una empresa controlada por la provincia de Buenos Aires, estaba motivada por el reclamo de los sindicatos de que las autoridades están llevando a cabo un «cierre para la posterior privatización» de la compañía.