Biden promete un plan de estímulo­

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, presentó los detalles de un plan de estímulo fiscal, cuyo costo rondaría el 1,5 billón de dólares, con más ayudas directas a los ciudadanos y empresas, y un mayor gasto para la vacunación contra la covid-19.

Entre las propuestas anunciadas por el político demócrata figuran nuevas transferencias directas de dinero para los ciudadanos, apoyo a gobiernos estatales y locales y respaldo específico a través de exenciones fiscales para las familias con niños

A ello se sumarán nuevos fondos para acelerar las tareas de distribución de las vacunas del coronavirus, partidas específicas para la reapertura de los colegios y una extensión de las ayudas suplementarias federales por desempleo.

Tras este primer impulso, Biden prevé lanzar a finales de año un plan de inversión en infraestructuras para revitalizar el empleo, un proyecto de amplio alcance que ya habían planteado en su momento, sin éxito, sus dos inmediatos antecesores, Donald Trump y Barack Obama. 

El resurgimiento de los casos de covid-19 y la reanudación de las restricciones en actividades comerciales y educativas causó un nuevo repunte en la cantidad de solicitudes de prestaciones por desempleo.

Este plan de estímulo de Biden deberá ser aprobado por el Congreso, donde los demócratas cuentan con mayoría en ambas cámaras, aunque precisará tener el respaldo de una decena de republicanos en el Senado para sacar adelante su propuesta de gran calado.

­

MAS VACUNAS­

Otro de los planes de Biden está dirigido al combate de la pandemia, con una estrategia centrada en vacunaciones masivas y una mayor coordinación entre todos los niveles del gobierno.

Biden llamó a la población a superar la sensación de fatiga provocada por la pandemia y a comprometerse nuevamente a usar máscaras, mantener la distancia social y evitar las aglomeraciones en interiores. A su juicio es la forma más segura de frenar la ola de contagios que sigue en alza.

Biden también anticipó que pedirá al Congreso más fondos para ayudar a los estados en sus campañas contra la pandemia y para rellenar las arcas vacías de los servicios básicos. Los legisladores demócratas impulsan un estímulo económico con un pago de 2.000 dólares a todos los estadounidenses.

El líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, dijo que el paquete de Biden frente al covid-19 será el primer tema en la agenda este año.

A partir de ahora, el problema mayor de Biden será «ganar los corazones y las mentes de los estadounidenses para que sigan su conducción», opinó la doctora Leana Wen, experta en salud pública y médica de emergencias.

Con el respaldo del Congreso y el desarrollo subsidiado a cargo de empresas farmacéuticas privadas, el gobierno de Donald Trump logró entregar dos vacunas eficaces y se esperan más. Pero un mes después de las primeras inyecciones, la campaña de vacunación del país procede lentamente: apenas 10,3 millones de personas han recibido la primera de dos dosis, aunque se han entregado más de 29 millones de dosis.